Tormenta de Leónidas ¿1999 ó 2001?

Recientemente, Robert McNaught ha publicado unas simulaciones de la dinámica de las partículas que forman las Leónidas.
Robert McNaught es un conocido astrónomo australiano interesado por la materia interplanetario (esto es, cometas y meteoros). En su haber tiene el descubrimiento de varios cometas, alguno de los cuales ha llegado a ser moderadamente brillante (al menos para los estándares que manejamos los aficionados). Recientemente, McNaught ha publicado unas simulaciones de la dinámica de las partículas que forman las Leónidas.
Los resultados de sus investigaciones entran en conflicto con lo que hasta ahora se venía pregonando. Estos cálculos sugieren que la mayor probabilidad para ver un gran espectáculo no se darán en 1999, sino en los años 2001 y 2002, cuando se alcancen cifras de entre 10 y 35.000 meteoros/hora en el 2001, y 25.000 meteoros/hora en el 2002.
El pasado año muchas personas de todo el mundo se quedaron nuevamente decepcionadas con los astrónomos porque no vieron prácticamente ninguna leónida la noche anunciada. El problema estuvo que el máximo se adelantó unas 15 horas, y sólo algunos precavidos tuvieron la fortuna de ver un espectáculo memorable, cuya apoteosis tuvo lugar en Europa. La meteorología (entendida como ciencia que estudia los metoros, comúnmente llamados estrellas fugaces) no está perfeccionada y los modelos teóricos difieren mucho entre sí. Por lo tanto, es mejor observar días antes y después de los anunciados por si las moscas.