Un meteoroide explota en Nueva Zelanda.

  7 jul 1999. Cuando se cumplen 91 años del suceso de Tunguska, en Nueva Zelanda se han quedado sorprendidos al explotar un meteoroide en el cielo. La detonación no tuvo mayores consecuencias para la zona, al contrario que lo que sucedió en Siberia donde el meteoroide arrasó unos 2150 kilómetros cuadrados. Según el Observatorio Carter, la explosión tuvo lugar a las 06:15 TU, pudiéndose observar una nube de humo en el cielo.

  Como suele suceder en estos casos, una lluvia de llamadas telefónicas colapsaron las centralitas. De hecho, según John Field (relaciones públicas del observatorio), "también fue registrada [la explosión] por aviones y radares, por lo que también nos llamaron algunos controladores aéreos". Según la policía, en la Isla Norte de Nueva Zelanda fueron cientos de personas quienes informaron observar el suceso. Brendon Bradley, un instructor aéreo, afirmó que la explosión tuvo un color blanco y que a continuación apareció la humareda. Declaraciones más detalladas indican que primero se vió el flash y poco después se escuchó la detonación. Desde el Observatorio Carter de Nueva Zelanda, John Field apunta que probablemente el meteoroide tenía el tamaño de un coche. Aunque algunas personas indicaron que cayó una lluvia de meteoritos no existen informes de haberse encontrado ninguno.