La Lunar Prospector impacta contra la Luna.

Nuevos satélites de Urano.
  31 jul 1999. En la época post-Voyagers parece que Urano está recobrando el interés de los astronómos. Octubre de 1997 parece que fue el pistoletazo de salida para el descubrimiento de nuevas lunas en este gigante gaseoso (aunque no tan grande como Júpiter o Saturno). En la circular nº 7230 de la Unión Astronómica Internacional acaba de anunciarse el descubrimiento de dos posibles nuevas lunas de Urano, designados como S/1999 U1 y S/1999 U2. A esa distancia, y teniendo en cuenta su brillo, estos objetos celestes tendrían un diámetro de 20 km.

  En octubre de 1997, un equipo de astrónomos informaron en la circular 6764 del la IAU (31 oct 1997) el descubrimiento de dos posibles satélites distantes de Urano en imágenes CCD obtenidas con la cámara COSMIC del telescopio de 5 metros de Monte Palomar. Los objetos fueron designados provisionalmente S/1997 U1 y y S/1997 U2. Una vez confirmadas las órbitas de estos pequeños objetos de sólo decenas de kilómetros de diámetro, se propusieron los nombres de Caliban y Sycorax. Según un estudio publicado en Nature, estas lunas fueron alguna vez objetos trans-neptunianos y pasaron a ser Centauros para luego ser capturados por Urano y convertirse en satálites". Más recientemente, en mayo de este año, se anunció el descubrimiento de otro satélite, S/1986 U10, a partir de imágenes obtenidas por la sonda Voyager 2 y revisadas por E. Karkoschka del Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona. Éste orbitaría a 120.000 km de Urano, midiendo unos 40 km de diámetro.