Planeta extrasolar encontrado mediante una microlente gravitacional.

En enero de este año, un equipo internacional de astrofísicos anunció el descubrimiento de un planeta extrasolar mediante la observación de un MACHO, fenómeno también conocido como microlente gravitacional.
La búsqueda de planetas extrasolares es hoy en día un asunto casi dominado, donde lo importante es contar con un buen telescopio y, sobre todo, mucho tiempo de observación. Generalmente se encuentran al registrar desvíos en la velocidad de las estrellas, causados por la acción gravitatoria que ejercen los planetas en la órbita de sus soles. En enero de este año, un equipo internacional de astrofísicos anunció el descubrimiento de un planeta extrasolar mediante la observación de un MACHO, fenómeno también conocido como microlente gravitacional. En esta ocasión, un nuevo anuncio realizado por investigadores estadounidenses parece indicar que su planeta extrasolar orbita a un sistema de dos estrellas.

  Las microlentes gravitacionales hacen que un cuerpo actúe en forma de lupa cuando se encuentra justo entre nuestra línea de visión y la estrella aumentada. El resultado es un incremento de la magnitud de la estrella más alejada. Como ocurriera en el evento MACHO-98-BLG-35, el anuncio hecho el pasado día 3 nov 1999, los científicos indujeron la existencia del exoplaneta gracias a una anomalía en la curva de luz.

  David Bennett y Sun Hong Rhie, del equipo Búsqueda de Planetas por Microlentes (MPS), estudiaron los datos de la microlente MACHO-97-BLG-41, ocurrida en el año 1997, cuyos resultados fueron publicados por la revista Nature. Sin embargo, otros investigadores han aportado diferentes modelos que también se ajustan a los datos observados, por lo que este descubrimiento no es del todo seguro.