Mira, la estrella cometa

Detección casi directa de la existencia de un planeta extrasolar

Un equipo de astrónomos estadounidenses han anunciado la posibilidad de confirmación del descubrimiento de un planeta extrasolar orbitando a la estrella HD 20945 mediante un procedimiento que hasta ahora no había dado frutos.
George Marcy, Paul Butler y Steve Vogt son los responsables de haber detectado, presumiblemente y por vez primera, un mini eclipse provocado por un planeta gigante. La detección de este tránsito de un planeta extrasolar se adelanta a la que mañana podrá observarse de Mercurio en el Sol.

  «Esta es la primera confirmación independiente del descubrimiento de un planeta a través de cambios en la velocidad radial y demuestra que nuestra evidencia indirecta de su existencia es realmente debida a planetas». Con estas palabras, George Marcy anunció el posible descubrimiento de un nuevo planeta extrasolar en la estrella HD 20945. El pasado 5 nov 1999, Marcy y su equipo obtuvo indicios de la existencia de un planeta orbitando a esta estrella. Al contrario que en sus 18 anteriores descubrimientos, esta vez parecía que el planeta orbitaba alrededor de la estrella en nuestra línea de visión, por lo que periódicamente el planeta pasaría por delante del disco de la estrella.

  Marcy y Butler se pusieron en contacto con Greg Henry para que realizara un seguimiento de la luz (fotométrico) que nos llega de HD 20945, quien dedicó uno de sus telescopios en el Observatorio Fairborn (Arizona). El día 7 nov 1999, Henry observó un descenso de brillo en la estrella del 1,7%. Esto se debería a que el planeta ocultó parte del brillo, al pasar por delante de su disco estelar, a modo de mini eclipse. «Este tránsito planetario ocurrió exactamente en la fecha prevista por las observaciones de Marcy, confirmando totalmente la presencia de un compañero», afirmó GregHenry. Los astrónomos esperan observar la repetición del eclipse la noche de hoy, ya que el candidato a planeta posee un periodo de 3,523 días.

  La estrella HD 20945 se encuentra en la constelación de Pegaso a 153 años luz del Sistema Solar. Ésta es una estrella similar al Sol, tanto en color, brillo y edad. El candidato a planeta extrasolar posee sólo un 63% la masa de Júpiter, pero su radio es a la vez un 60% más grande que el planeta más grande de nuestro Sistema Solar.

  Esta es la primera vez que se observa, presumiblemente, el tránsito de un planeta extrasolar, aunque la técnica se ha venido probando desde hace muchos años. Concretamente, el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) ha venido estudiando a la estrella CM Draconis sin éxitos comprobados.