Descubiertos seis nuevos planetas extrasolares

En lo que constituye otro paso adelante en la investigación sobre el origen y evolución de los planetas, el equipo de George Marcy y Paul Bulter han anunciado el descubrimiento de nada menos que seis nuevos planetas extrasolares.
Estos nuevos planetas son similares a los anteriormente descubiertos, y sus estrellas maternas tienen brillo, edad y tamaño parecidos al Sol, encontrándose entre los 65 a los 192 años luz del Sistema Solar. En cuanto a los planetas en sí, unos son algo menos masivos y otros varias veces más que Júpiter (desde las 0,8 a las 6,5 masas jovianas).

Algo interesante es que parece confirmarse que por lo general las órbitas de los planetas (al menos los gigantes que se han detectado hasta el momento) son bastante excéntricas. Steven Vogt, de la Universidad de California, opina que «las órbitas circulares como las del Sistema Solar son relativamente raras». De hecho, uno de los nuevos planetas, el que orbita a la estrella HD 222582, es el que tiene la órbita más excéntrica de los 28 candidatos a planetas extrasolares: se acerca a sólo 0,39 unidades astronómicas de su sol pero se aleja a 2,31 UA. Las estrellas son las siguientes:

+---------------+----------+----------------+--------------+
| Estrella      | Años luz | Constelación   | Masa planeta |
+---------------+----------+----------------+--------------+
| HD 10697      |     106  | Pisces         |       6,35   |
| HD 37124      |     108  | Taurus         |       1,04   |
| HD 134987     |      83  | Libra          |       1,58   |
| HD 177830     |     192  | Vulpecula      |       1,22   |
| HD 192263     |      65  | Aquila         |       0,78   |
| HD 222582     |     137  | Aquarius       |         -    |
+---------------+----------+----------------+--------------+

¿Y qué ocurre con la posibilidad de vida en estos planetas? Desde luego, no conocemos que exista vida hasta el momento en el propio Júpiter, pero sí se sugiere con la posibilidad de que en los mares internos de Europa se haya desarrollado microorganismos. Vogt apunta que «para un planeta en la zona habitable de su estrella, este tipo de lunas ofrecen la posibilidad de tener agua líquida y por tanto la posibilidad eventual de la aparición de la vida».

Este descubrimiento múltiple se ha realizado con el instrumento HIRES del Telescopio Keck I en Hawaii, el telescopio más grande del mundo en su categoría.