El Telescopio Espacial, a 25 MHz.

  9 ene 2000. La noticia espacial más destacada del final de 1999 fue sin duda alguna la reparación del Telescopio Espacial Hubble. El éxito de esta misión supuso un respiro para una NASA, situada en el ojo del huracán (marciano, se entiende) en los últimos meses por sus sonados fracasos en la exploración del Planeta Rojo. Una de las piezas de esta actualización del Hubble ha sido su ordenador central; ahora está controlado por tres flamantes Intel 486.

  El Telescopio Espacial Hubble dejó de funcionar el 13 nov 1999, al fallarle uno de los últimos giróscopos que sobrevivían. La NASA tuvo que adelantar la misión de servicio que estaba prevista para este año, misión que vio retrasado su lanzamiento varias veces por diferentes causas.
  En esta la tercera misión de servicio, se realizaron el segundo, tercer y cuarto paseo espacial más largo de la historia de la lanzadera.
  Entre el instrumental instalado se encuentra el cerebro del Hubble, actualizado ahora con tres procesadores Intel 486 DX2 a 25 MHz. Los actuales procesadores que se venden en las tiendas poseen una velocidad 20 veces mayor y seis veces más memoria que la Joya de la Corona de la NASA. «Deben tener en cuenta que no tenemos Windows, no usamos discos duros y no nos conectamos a Internet», explicó John Campbell, director de programas del Hubble. Esta relativa obsolescencia tecnológica tiene una explicación simple. Se tardan cerca de cuatro años en comprobar la habilidad de un procesador de soportar los lanzamientos en el Shuttle y los bombardeos de radiación cósmica.
  En total, fueron cuatro paseos espaciales,en los que se repararon los seis giróscopos, se instalaron reguladores de voltaje, un sensor de guiado fino y un radiotransmisor, entre otras cosas.