¿Estrellada la Mars Polar Lander en un cañón?

Esta es la última hipótesis con la que están trabajando los responsables de la misión, según afirma «una fuente de información anónima de Lockheed Martin Aeronautics» en el periódico Denver Post. Esta versión de la historia afirma que la sonda intentó posarse en el filo de un cañón, y finalmente acabó en su fondo.
  «Si todo funcionó bien, si el escudo de calor se separó, si el paracaidas se abrió, si los retropropulsores se encendieron correctamente... ahí es dónde fallamos». Esta persona anónima, que dijo pertenecer al equipo de Lockheed Martin, añadió que hay grandes posiblidades de que la Mars Polar Lander descendiera en un cañón desconocido para los miembros de la misión hasta mediados de diciembre, cuando recibieron mapas topográficos de alta resolución obtenidos por el altímetro láser de la Mars Global Surveyor.

  Si la sonda trató de posarse en este cañón, hay pocas probabilidades de que sobreviviera al descenso. «Si aterrizó sobre una loma de más de 10 grados de pendiente, seguramente perdió la estabilidad. Tenía sólo tres patas».

  Sin embargo, la posición oficial del grupo de investigadores, que inclyen responsables de la NASA y de la constructora de la sonda, es que esta es sólo una hipótesis más de trabajo, pero no se descarta ninguna posibilidad. Por otra parte, esta teoría no explica la desaparición de las otras dos sondas, las Deep Space 2 (Amundsen y Scott), que debieron separarse de la Polar Lander antes de entrar en la atmósfera.

  Los esfuerzos por entrar en contacto con la sonda continúan, aunque nadie alberga ya muchas esperanzas de éxito. Las antenas terrestres dejarán de llamar a la MPL a mediados de este mes.