Eros: Un romántico mundo en forma de tubérculo.

  21 ene 2000. La sonda NEAR hace ya una semana que está en órbita alrededor del asteroide 433 Eros. Las imágenes que nos llegan desde allí están haciendo las delicias de los científicos. Estas primeras fotografías muestran que el asteroide posee una superficie antigua, cubierta de cráteres, surcos, capas, rocas del tamaño de una casa y otras características complejas.

  En palabras de Mark Robinson, del equipo de imagen de la NEAR, Eros «no es sólo otra roca flotante en el espacio; hay mucha geología fantástica en camino». Andrew Cheng, de la Univerisdad Johns Hopkins, cree que Eros formó parte alguna vez de un cuerpo mayor, quizás, incluso, de un planeta. El resto de miembros de la NEAR se mostraron igual de entusiasmados en la rueda de prensa ofrecida el pasado día 17 feb 2000.
  De los primeros datos que ha podido ofrecer la NEAR una vez en órbita, destaca la densidad: 2,4 gr/cm3, parecida a la de la corteza terrestre. Eros contrasta con el asteroide 253 Mathilde, también visitado por la NEAR en 1997. Mathilde posee una densidad de 1,3 gr/cm3, sólo un poco más que la del agua. Como la densidad del agua es de 1 gramo por centrímetro cúbico, si pudiéramos tener un vaso lo suficientemente grande, Mathilde prácticamente flotaría, mientras que Eros se hundiría irremediablemente al fondo de este vaso de agua imaginario.
  De hecho, en este asteroide, sería peligroso que un astronauta, como Bruce Willis en la película Armegedón diera saltos de emoción al llegar a la superficie. Le resultaría sencillo llegar a un kilómetro de altura y luego bajar lentamente, pero a costa de poder situarse en órbita al asteroide, o incluso, salir despedido al espacio interplanetario.
  Los científicos datan las superficies de los planetas en función del número de cráteres. Puesto que las imágenes obtenidas por la NEAR muestran que Eros está craterizado en al menos el 80%, se deduce que posee varios miles de millones de años de edad (el Sistema Solar comenzó a formarse hace 4 500 millones de años). El problema está en estimar el factor de corrección a aplicar a los asteroides, porque sí es conocido el ritmo de impactos en los grandes cuerpos del Sistema Solar, pero no en los pequeños asteroides.
  En la fotografía que acompañan estas líneas se puede observar en grande un mosaico de dos tomas obtenidas por la NEAR el pasado día 14 feb 2000. En la imagen original se pueden observar grandes rocas del tamaño de casas. Como en los asteroides nunca han tenido actividad volcánica al estilo de la Tierra, estas rocas debieron ser lanzadas durante los impactos, así que estudiándolos los científicos esperan conocer la composición del interior del asteroide.
  La NEAR (Near Earth Asteroid Rendezvous, Cita con un asteroide cercano a la Tierra) fue lanzada el 17 feb 1996 desde Cabo Cañaveral (EEUU). Se trata de una iniciativa de la NASA y del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad John Hopkins. En junio de 1997 realizó una aproximación al asteroide 253 Mathilde, obteniendo imágenes e información sobre su masa y densidad. En enero de 1998, la NEAR se acercó a la Tierra para una asistencia gravitatoria. Con la debida corrección en su trayectoria, se situaba en camino a 433 Eros. Su inserción en órbita al asteroide estaba prevista para diciembre de ese año. Sin embargo, una serie de infortunios técnicos, hicieron que la sonda saliera de su trayectoria prevista. Los ingenieros de la misión, dejaron a la NEAR en órbita alrededor de Sol para que encontrase de nuevo, poco más de un año después, a Eros.
  A partir de la semana pasada, los responsables de la misión están recogiendo gran cantidad de datos. Durante los próximos meses harán que la sonda vaya decrementando su altura, hasta los 35 kms. Está prevista que la misión principal termine el 14 feb 2001. Sin embargo, ya hay algunas ideas rondando las cabezas de los científicos... como hacer descender la NEAR en la superficie de Eros. Pero esto dependerá de cuánto propelente queda.

Más información