Mira, la estrella cometa

La NASA conocía que la Mars Polar Lander tenía defectos

James Oberg, en una nota de prensa difundida por United Press International, destapa una historia de escándalo. Según han relatado algunos técnicos implicados en la construcción de la Mars Polar Lander la NASA tenía conocimiento de fallos en su diseño, semanas antes de que llegase a Marte. La sonda llegó a Marte el 3 dic 1999, pero después de su entrada en la atmósfera no se logró contactar ni con ella ni con las Deep Space 2 (dos ingenios que se separarían de la MPL momentos antes para aterrizar de forma independiente).
  Esta información pone de nuevo en jaque la reputación de la Agencia Espacial Norteamericana. De hecho, ya se está hablando de que la revisión del programa de exploración de Marte que se está realizando estos momentos va a ser tan crítico y profundo en sus conclusiones como el que se hizo cuando el transbordador Challenger explotó en 1986.

  Los problemas marcianos de la NASA comenzaron en septiembre pasado, cuando la sonda Mars Climate Orbiter (MCO) se fundió en la atmósfera debido a un error humano de interpretación entre unidades métricas e inglesas. Este error fue la antesala del desastre, tres meses después, de la Mars Polar Lander (MPL). Sin embargo, esta vez los técnicos conocían la existencia de errores graves en el diseño. «Sabía con toda seguridad que se evaporaría», afirmó la fuente anónima.

  El problema detectado con la MPL se encontraba con los cohetes. Al contrario que la exitosa Mars Pathfinder, que usó unos colchones para amortiguar la caída y aterrizar suavemente en la superficie del Planeta Rojo, la MPL utilizó cohetes propulsados por hidrazina para frenar su velocidad de entrada y posarse. El combustible pasa por unas rejillas de metal, que lo descomponen de forma violenta y crean así el propolente. Para acelerar el proceso, las rejillas se ayudan de catalizadores que inician la reacción química en la hidrazina.

  Y he aquí el problema. Según el anónimo, «se testearon los procesos de ignición a una temperatura mucho mayor de la que habría en vuelo» puesto que las primeras pruebas a la temperatura teórica el proceso de ignición no ocurría o se volvía incontrolable. Estos problemas fueron identificados días antes de la llegada de la MPL a Marte, en el proceso de revisión del diseño iniciado a raiz de la desaparición de la MCO en septiembre pasado.

  Pero además, si este fallo no era suficiente, se identificó un segundo. Cuando los detectores identifican que las patas de la MPL tocan el suelo, envían un comando para que cese la retropropulsión. Y en los ensayos probados en la revisión, la presión atmosférica en la entrada de la sonda activan los detectores tal como si hubiese tocado tierra... y la MPL queda en caída libre. ¿Por qué no se detectó este fallo? Para ahorrar costes, gran parte de los ingenios fueron probados por separado, y así, sí funcionaban a la perfección.

  En cuanto a la suerte que han podido correr las microsondas Deep Space «nadie en su juicio esperaba en realidad que las sondas penetradoras funcionaran». Quizás encontraron un suelo demasiado duro y se pulverizaron.

  El informe sobre el proyecto de exploración de Marte de la NASA que están elaborando dos equipos investigadores independientes será enviado al Gobierno estadounidenses para su revisión antes de hacerlo público. Por el momento se ha cancelado la misión que iba a poner un robot estilo Pathfinder el próximo año, aunque el Administrador de la agencia, Daniel Goldin, confirmó que habrá que hacer un esfuerzo extra en las últimas etapas de la construcción de los ingenios espaciales de la NASA.