Regreso a Mercurio

Una sonda (Messenger) sobrevolará Mercurio por vez primera desde hace tres décadas

La última vez que una nave espacial se acercó al planeta que recibe el nombre del mensajero con alas en los tobillos fue hace más de 30 años: la Mariner 10 realizó tres sobrevuelos del planeta, el último el 16 de marzo de 1975. Dentro de una semana, el 14 de enero de 2007, la NASA vuelve a Mercurio, con su misión Messenger (MErcury Surface, Space ENvironment, GEochemistry, and Ranging, toma ya la complicación para conseguir un acrónimo mercuriano). En el futuro, la Beppi-Colombo de la ESA se añadirá en la observación del planeta más cercano al Sol. Pero eso será en el 2019, si el lanzamiento se realiza en el 2013 como está previsto.

Se trata de una misión compleja, que permitirá analizar muchos detalles de este mundo -tan poco conocido-. Para empezar, su topografía, la de un mundo altamente craterizado y sin atmósfera, que tuvo actividad sísmica hace unos 4.000 millones de años y que cuenta con un una cuenca de impacto, Caloris Basin, realmente sorprendente. Para esa labor cartográfica y topográfica, la sonda tiene dos cámaras y un altímetro láser. Incorpora además espectrómetros de rayos X, gamma, neutrones, partículas energéticas, plasma y ultravioleta (para analizar la composición de la superficie y poder detectar la presencia de la más tenue atmósfera, y para estudiar la magnetosfera generada por un campo magnético que existe debido a la existencia de un núcleo metálico, posiblemente de hierro- cuya intensidad es una centésima parte de la del campo magnético terrestre. El magnetómetro realizará mediciones de ese campo magnético mercuriano. Por otro lado, un continuo seguimiento de la órbita en torno a Mercurio de la Messenger permitirá analizar las alteraciones gravitatorias del planeta.

Lanzada el 3 de agosto de 2004, sobrevoló camino de Mercurio a la Tierra y dos veces a Venus (la última el pasado mes de junio de 2007). Sobrevolará dos veces Mercurio en 2008 (enero y octubre), y otro sen septiembre de 2009, antes de insertarse en órbita en torno suyo en el 2011, donde funcionará al menos durante un año. Sin duda permitirá conocer mejor este planeta tan tan desconocido.

Más información

Javier Armentia es Director del Planetario de Pamplona