Mira, la estrella cometa

Fotografíada una galaxia origen de rayos gamma

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha obtenido imágenes de gran resolución de una galaxia en la que en 1998 se observó una explosión de rayos gamma.
Las imágenes, obtenidas mediante el Telescopio Espacial Hubble, muestran que dicha galaxia, de forma espiral, contiene numerosas regiones de formación de estrellas, algo que encaja con algunas teorías barajadas sobre el misterio de los rayos gamma.

El 25 de abril de 1998, varios observatorios espaciales registraron una explosión de rayos gamma en una galaxia catalogada como ESO 184-G82. Descubiertas en la década de 60 por satélites militares estadounidense, hasta hace muy poco no se conocía la naturaleza de los GRB (gamma ray burst, explosión de rayos gamma en inglés): bien podrían ocurrir en las cercanías del Sistema Solar, o en los confines del Universo. Mientras más lejos estuvieran, tanto más sería el misterio, puesto que los mecanismos que produjeran estas explosiones tendrían que ser aún más violentos.

La explosión GRB 980425 sorprendió a toda la comunidad astronómica. Cuando los astrónomos aputaron los telescopios terrestres hacia la posición del GRB, y encontraron a la galaxia ESO 184-G82, de regalo registraron un objeto celeste que aumentaba progresivamente de brillo, y por el precio de una, tuvieron dos explosiones: la ya observada de rayos gamma y la de una supernova, catalogada como SN 1998bw. ¡Se había encontrado el eslabón perdido!

La revista Science publicó un especial sobre este excepcional descubrimiento. Alguna de las hipótesis sugieren que la estrella original, al sufrir un colapso y explotar como supernova, convirtió su núcleo en un agujero negro, en lugar de una estrella de neutrones. Durante el colapso, buena parte de la energía generada se emitió en rayos gamma, de ahí que se observara el GRB.

Las imágenes obtenidas por el equipo de la ESA con el Telescopio Espacial Hubble, indican que la supernova (y su GRB) se originó en uno de los brazos de la galaxia, en una región donde se están creando estrellas (técnicamente, una región de formación estelar).

La galaxia ESO 184-G82 se encuentra a 140 millones de años luz de la Tierra, lejos de la Vía Láctea, pero desde luego no está a distancias cosmológicas (miles de millones de años luz).