Cómo encontrar un asteroide

Si andas escaso de tiempo, quizás quieras probar el método Amburgey para encontrar un asteroide.
Usando tu telescopio robotizado, comienzas a conversar con un amigo, y al mismo tiempo tratas de observar una zona del cielo. Y equivocando las coordenadas al teclear la posición del cielo que querías observar, quizás encuentres que un asteroide pasa por tu campo de observación. Esta fue la forma en que un aficionado estadounidense, Leonard Amburgey, encontró a comienzos de mes un asteroide cercano a la Tierra.

El asteroide, clasificado ahora como 2000 NM, es uno de los muchos que los aficionados están descubriendo ayudados de cámaras digitales y búsquedas automatizadas. Por lo general, descubrir asteroides no requiere grandes equipos, pero para obtener una órbita precisa y así conocer con certeza la potencial peligrosidad de estos cuerpos celestes, sí que se requiere gran constancia y dedicación.

Es con esta constancia y dedicación con la que el Grupo de Estudios Astronómicos se ha hecho con la denominación de cinco asteroides, y ha descubierto otros tantos, aún sin nombre definitivo.

Es precisamente gracias a los aficionados, y algunos grandes telescopios robóticos, el que el campo de seguimiento de asteroides haya explotado de forma exponencial en los últimos años. La base de datos del Centro de Planetas Menores, dependiente de la Unión Astronómica Internacional había recopilado 270 mil registros de posición hasta 1978. En 1996, la suma ascendía a un millón. A mediados de este año, la cifra es de 4,5 millones de registros.

Leonard Amburgey, profesor de una escuela secundaria, usó una cámara digital, la ST-7E, sobre un telescopio de 20 centímetros de diámetro. tiene una página en Internet en la que describe su descubrimiento.