Mira, la estrella cometa

El próximo martes, eclipse total de Luna

Para comenzar bien el milenio, nada mejor que un eclipse total de Luna (bueno, vale, mejor uno de Sol, pero tampoco pidamos peras al olmo). Los observadores europeos y canarios podrán observar un eclipse total de luna en el anochecer del martes 9 ene 2001.
El 9 ene 2001, los observadores situados entre el Pacífico y el Atlántico tendrán la oportunidad de observar un eclipse total de luna. En el caso de los observadores españoles, la Luna saldrá poco antes del comienzo de la fase penumbral del eclipse.

Los eclipses de luna se producen cuando nuestro desde nuestro satélite natural el Sol es ocultado por la Tierra. Nosotros, desde la Tierra, vemos que la Luna se interna en nuestra sombra y se oscurece. Este tipo de fenómenos es observable a simple vista, aunque unos prismáticos o un telescopio ayudarán a ver la Luna más grande. No hay que confundir los eclipses de luna con los de sol. En los eclipses solares es el Astro Rey quien se ve ocultado por la Luna y gracias a esto, cuando son totales, el día se transforma en noche.

De los eclipses de luna se han extraido importantes conclusiones científicas. Hace 2500 años, Pitágoras observó que la sombra que se proyectaba sobre la luna era redonda, por lo que determinó que nuestro planeta debía ser una esfera. Basado en este hecho, Ptolomeo determinó el tamaño de la esfera, que resultó ser un 30% más pequeña que en realidad. Este cálculo no se puso en evidencia hasta que se descubrio América... o más bien, hasta que Americo Vespucio descubrió que América era un nuevo continente y que la India quedaba mucho más al Oeste.

Los eclipses de luna sirven para realizar una medición indirecta del estado de la atmósfera terrestre, ya que la luna presenta distintas tonalidades según su estado. En el eclipse total de luna del 9-10 dic 1992, nuestro satélite desaparecío por completo a simple vista, y era incluso difícil distinguirla a través de prismáticos o con pequeños telescopios. Sin embargo, en el eclipse del 3-4 abr 1996 la luna se veía claramente a simple vista e incluso podían advertirse con facilidad tonalidades marrones-verdosas en su superficie. La diferencia entre uno y otro fue, sin duda, la erupción del volcán Pinatubo en Filipinas, en el transcurso del cual toneladas y toneladas de cenizas fueron enviadas a las capas altas de nuestra atmósfera. Se intenta desmostrar con esto que los eclipses totales de luna sirven a los científicos para conocer la cantidad de aerosoles existente en las altas capas atmosférica y poder modelizar mejor el denominado cambio global del clima.

Efemérides.
Tiempos de las fases según la NASA.

Comienzo del eclipse (fase penumbral)  .  17:43 TU.
Comienzo de la fase umbral . . . . . . .  18:42 TU.
Comienzo de la totalidad . . . . . . . .  19:49 TU.
Mitad de la totalidad  . . . . . . . . .  20:20 TU.
Fin de la totalidad  . . . . . . . . . .  20:51 TU.
Fin de la fase umbral  . . . . . . . . .  21:59 TU.
Fin del eclipse (fase penumbral) . . . .  22:57 TU.

3. Fotografía de eclipses.
Para realizar fotos al eclipse, debemos saber que la luna saldrá muy pequeña si utilizamos una cámara fotográfica corriente. Deberemos contar con teleobjetivos o telescopios para acoplarlos a la cámara y así aumentar su tamaño en el negativo.

Las cámaras fotográficas que tendremos que utilizar deben ser de tipo manual o réflex. Las llamadas automáticas no nos serviran ya que la cámara intentará calcular ella misma cuanto tiempo debe tener abierto el obturador para captar la luna. En nuestro caso, vamos a ser nosotros quienes decidamos el tiempo de exposición, y son las cámaras réflex las que nos permiten tener el control.

Además, debemos utilizar una película más sensible a la que normalmente se venden. Si nos fijamos con cuidado en un carrete "normal", veremos que vienen identificados con el número 100. Este valor corresponde a las ASA o ISO, medida estándar de la sensibilidad de la película. Cuanto mayor sean las ASA menos tiempo de exposición necesitaremos. Por ejemplo, una película de 400 ASA es cuatro veces más sensible que una de 100, y por lo tanto nos permite obtener en 1 minuto lo que en una de 100 se necesitarían 400. En fotografías realizadas de día, la luz solar es tal que no se hacen necesarias mayores sensibilidades, pero en la astrofotografías, las ASA son importantes para objetos celestes débiles.

En la siguiente tabla se sugieren los tiempos de exposición según el diafragma y la sensibilidad de la película que utilicemos:

         +---------------+---------------+---------------+
         | F. Penumbral  |  F. Umbral    |   Totalidad   |
+--------+-------+-------+-------+-------+-------+-------+
| ASA/s. | 1/125 | 1/250 |  1/4  |  1/8  |   1   |  1/2  |
+--------+-------+-------+-------+-------+-------+-------+
|   100  | f/8   | f/5.6 | f/1.4 | f/1   | f/1   | f/1   |
|   200  | f/11  | f/8   | f/1.8 | f/1.4 | f/1.8 | f/1.4 |
|   400  | f/16  | f/11  | f/2.8 | f/1.8 | f/2.8 | f/1.8 |
|  1600  | f/32  | f/22  | f/5.6 | f/4   | f/5.6 | f/4   |
+--------+-------+-------+-------+-------+-------+-------+

   ASA (ISO): Sensibilidad de la película fotográfica.
   f/: Abertura del diafragma.
   s.: Tiempo de exposición en segundos.
   TU: Tiempo Universal. Verano: Hora civil = TU + 2h
   en la Península Ibérica. En Canarias HC = TU + 1h.

Otras actividades.
Además de capturar para la posteridad el eclipse de luna, también podemos realizar otras actividades interesantes.

Determinación del brillo del eclipse.
Un astrónomo Francés, Danjon, inventó una escala para medir el brillo de los eclipses totales de luna. Para ello se estima cuan oscuro o brillante se ve la luna a simple vista según la tabla siguiente:

  • 0. Eclipse muy oscuro con la Luna casi invisible durante la totalidad.
  • 1. Eclipse oscuro, gris o pardo oscuro. Los detalles de la superficie son difíciles de ver.
  • 2. Eclipse rojo oscuro o rojizo, con una mancha muy oscura en el centro de la sombra y el borde más brillante
  • 3. Eclipse rojo ladrillo, con la sombra rodeada de un anillo gris más claro.
  • 4. Eclipse muy claro, rojo-cobrizo o anaranjado, con la zona exterior muy luminosa.

Determinación de la magnitud de la luna.
Como se ha comentado anteriormente, los eclipses totales de luna sirven para conocer el exceso de aerosoles en la atmósfera, pudiéndose comparar con los datos obtenidos continuamente desde satélites artificiales y así ajustar mejor los modelos del cambio global climático.

Un método alternativo y más preciso que la escala de Danjon es el de determinar la magnitud de la Luna. Para ello son necesarios unos prismáticos para disminuir el tamaño aparente de la luna... ¡utilizándolos al revés! Viendo a la luna a través de las lentes grandes de los prismáticos, comparamos a simple vista su brillo con el de las estrellas que vemos en el cielo. Escogeremos una estrella que sea algo más brillante que la luna y otra con un brillo algo menor. Utilizando el método de Argelander calculamos la magnitud de la luna.

  • Hora en Tiempo Universal.
  • Datos técnicos del instrumento usado (aumentos y abertura).
  • Nombre del observador.
  • Coordenadas del lugar de observación.
  • Estrellas utilizadas para su comparación y fuente de datos de su magnitud.
  • Comentarios sobre la calidad del cielo en los momentos de la estimación.

Cronometraje de contactos con las sombras.
De especial interés y utilidad es la toma de cronometraje de los contactos de la umbra (sombra oscura) con los cráteres lunares. Para realizar esta experiencia se necesita un telescopio para poder ver clara y detalladamente los cráteres. La actividad consiste en determinar la hora exacta en la que la umbra toca por primera vez el cráter y a qué hora lo termina de ocultar. Con estos datos es posible conocer la geometría del cono de sombra de la Tierra y compararla con las medidas de otros eclipses. Se recomienda poner el reloj en hora con RNE (si estamos en España).

Para identificar los cráteres de la Luna debes hacerte con un mapa. En algunos libros dedicados a la observación astronómica aficionada, como la "Guía de las Estrellas y los Planetas de los Hemisferios Norte y Sur" (Jay Passachoff, Ed. Omega), podrás encontrar mapas detallados de la superficie selenita.