Mira, la estrella cometa

Feliz cumpleaños, Mr. Hubble

Para celebrar el duodécimo cumpleaños del Hubble, la NASA y la ESA han publicado una fotografía de la conocida Nebulosa de la Cabeza del Caballo, obtenida por el telescopio espacial.

La Nebulosa Cabeza de Caballo

La Nebulosa se encuentra justo al sur de zeta Orionis, una de las estrellas del Cinturón de Orión, visible estos días al anochecer. Aunque la popularidad de la Nebulosa de la Cabeza del Caballo es muy grande, no suele ser visible a través de telescopios de aficionados, aunque observadores experimentados y con un equipo adecuado han llegado a distinguirla.

La cabeza de caballo es una combinación de una nebulosa brillante y otra oscura. La brillante está catalogada IC 434 y es una zona de formación estelar. La nebulosa oscura llamada Barnard 33, es la que dibuja la silueta de la cabeza de caballo. La nebulosa se descubrió a finales del siglo XIX a través de una fotografía.

Cumpleaños feliz...

El 26 de abril de 1990 a las 12:33 TU, el brazo robótico de la lanzadera Discovery puso en órbita al telescopio espacial más famoso de todos los tiempos, y que seguramente ostenta uno de los mejores puestos como periodista gráfico científico. El Telescopio Espacial Hubble, cuyas imágenes han recorrido todos los periódicos y prensa científica, honra con su nombre al cosmólogo Edwin Hubble, descubridor de la expansión del universo a comienzos del siglo XX.

La idea de un telescopio espacial óptico es original de los años sesenta del siglo XX. En el espacio, incluso un modesto telescopio como el Hubble (que no es ni mucho menos el más grande del mundo) escaparía a las turbulencias de la atmósfera terrestre, que empaña la observación desde tierra. Gracias a una situación privilegiada, sería capaz de obtener imágenes con una resolución inédita.

Pero la vida del Hubble no ha estado exenta de dificultades, incluso ya en órbita. Debía ser lanzado en la primera mitad de la década de los ochenta, pero diferentes contratiempos, incluido el desastre del transbordador Challenger, retrasaron su puesta en órbita hasta 1990. Después de las primeras imágenes, los técnicos comprobaron con sorpresa que el espejo (de 2,5 metros de diámetro) tenía un error de diseño que impedía la obtención de fotografías nítidas. Los ingenieros de software desarrollaron programas para corregir computacionalmente las imágenes. En 1993, la NASA lanzó una misión del transbodador para ponerle gafas al Hubble e instaló una serie de lentes correctoras (cambiar el espejo no era una opción viable). Y finalmente, el año pasado se lanzó otra misión de urgencia para sustituir los giróscopos para no perder la capacidad de apuntado.

Los objetivos del Telescopio Espacial Hubble han sido principalmente dos. El primero, totalmente científico, ha sido determinar la denominada constante de Hubble, que nos dice a qué velocidad se está expandiendo el Universo y por tanto qué edad tiene. Precisamente, el pasado año los científicos anunciaron el resultado final de esta investigación. El segundo objetivo ha sido servir de conejillo de indias para los mecánicos espaciales y probar tecnologías que se están aplicando en la construcción de la Estación Espacial Internacional.

El proyecto Hubble es un programa conjunto entre europeos y estadounidenses, quienes se reparten el tiempo de observación al 15% y 85% respectivamente. El telescopio obtiene imágenes alrededor del rango óptico, dependiendo del instrumento, en el infrarrojo cercano (para estudiar cuerpos fríos) y ultravioleta.

Durante los primeros 11 años de operación, el Hubble ha obtenido las siguientes estadísticas:

  • Ha dado 60 mil vueltas a la Tierra.
  • Ha recorrido más de 2600 millones de kilómetros, unas 17 veces la distancia de la Tierra al Sol.
  • Ha obtenido más de 400 mil exposiciones de 15 mil objetos astronómicos.
  • Ha transmitido más de 10 Terabytes de datos (10 mil gigabytes).
  • Los resultados científicos de su uso han resultado en 11 mil artículos científicos.