Mira, la estrella cometa

Congreso de la ESA en Córdoba (I)

Durante esta semana se celebró en Córdoba (España) el I Congreso sobre el observatorio espacial Eddington, bajo el subtítulo Búsqueda de planetas habitables y estructura estelar. Nuestro colaborador Ángel R. López nos relata los pormenores de este evento.
Entre el lunes 11 y el viernes 15 de junio de 2001 se ha celebrado en la ciudad andaluza de Córdoba el congreso internacional First Eddington Workshop: habitable planet finding and stellar structure. El congreso ha sido organizado por la Agencia Espacial Europea (ESA), el Universidad de Córdoba (UCO). La sede del congreso estuvo ubicada en el Palacio de Congresos y Exposiciones, junto a la universal Mezquita. Dentro del comité local de organizadores, debemos de resaltar especialmente a Fabio Favata (ESA/ESTEC), a Rafael Garrido (IAA, Granada), a Álvaro Jiménez (CAB, ESA e IAA), a Manuel Sáez Cano (UCO) y a David Galadí-Enríquez (CAB, y socio de la Agrupación Astronómica de Córdoba). Estos tres últimos astrofísicos son cordobeses, y los principales responsables de que el congreso se realizara en esta ciudad.

El satélite

Eddington es un telescopio espacial de 1,2 metros que la ESA pretende colocar en órbita para el año 2007. Consta de una cámara de gran campo que servirá para la búsqueda de planetas extrasolares mediante observaciones de tránsitos y para realizar observaciones astrosismológicas de las estrellas. Además, permitirá realizar otros múltiples estudios. El congreso (que es el primero que se realiza sobre el tema) ha sido una invitación a la comunidad científica internacional para conocer e involucrarse en los conceptos más refinados de la misión, así como para participar en la ciencia y tecnología de la misión Eddington.

Principales objetivos

Sin lugar a dudas, los dos objetivos principales que plantea la misión son los siguientes:
  1. Por un lado, el estudio astrosismológico de las estrellas (esto es, el cómo vibran, los períodos de oscilación, las relaciones con la rotación estelar, etcétera) proporciona datos muy importantes sobre su estructura interna del astro. Esta información es de vital importancia a la hora de intentar comprender mejor y con más detalle la evolución estelar, así como para obtener modelos teóricos estelares y evolutivos más precisos y que concuerden mejor con las observaciones astrofísicas.
  2. Por el otro lado, la misma técnica puede usarse para la búsqueda de planetas en torno a otras estrellas. Estudiando la variación de la luz que llega al instrumento desde el astro estudiado, se puede deducir la posible existencia de un planeta en torno a él si se produce una disminución notable en la luminosidad (notable para la precisión del instrumento, por supuesto). En este caso, se ha producido un tránsito, al pasar el planeta justo delante del disco de la estrella. En la práctica, es algo parecido a un eclipse en el que el cuerpo pequeño no oculta totalmente el disco estelar. Desde la Tierra, podemos observar tránsitos de Mercurio y Venus sobre el Sol.

La misión.

La ESA quiere poner el satélite en órbita en el año 2007, pero previsiblemente quizás se retrasará un año o dos. La lanzadera Ariane-5 albergará bajo su cofia al satélite Eddington , y lo conducirá desde la base espacial de Baikonur, en Kazakhstan, hasta su órbita estacionaria, en un viaje de unos 100 días.

Precisamente, una de las peculiaridades del satélite Eddington será su órbita, puesto que se colocará en uno de los denominados puntos de Lagrange, donde la fuerza gravitatoria del Sol y de la Tierra se compensan. Esta órbita se encuentra a 1,5 millones de kilómetros de la superficie terrestre (unas 4 veces la distancia a la Luna), y permite una comunicación continua con la Tierra, puesto que el movimiento del satélite será mínimo para que pueda estudiar durante más tiempo un mismo campo de visión.

El satélite tendrá un peso aproximado de una tonelada, y una longitud de 3 metros en su eje mayor (el que contiene a los paneles solares). Se espera que tenga una vida útil de al menos 5 años.

¿Por qué Eddington?

El satélite ha recibido el nombre de uno de los astrofísicos más importantes del siglo XX, el inglés Sir Arthur Eddington (1882-1944). Fue un destacado físico matemático y astrónomo que realizó importantes estudios sobre la estructura de las estrellas. Su libro "The Internal Constitution of Stars" (1926), ha pasado a ser uno de los clásicos dentro del campo de la estructura y la evolución estelar. Además, se encargó de divulgar la Teoría de la Relatividad en lengua inglesa (Einstein había desarrollado sus estudios en alemán, su lengua natal), y aportó nuevos trabajos sobre esta teoría científica, además de aplicarla tanto a la cosmología como a las propias estrellas. En el Observatorio Real de Greenwich, estudiando observaciones en placas fotográficas, determinó con mucha precisión el valor del paralaje solar, proporcionado además importantes datos y estudios sobre el movimiento propio de las estrellas y la distribución estadística de éstas en el cielo.

Misiones precedentes y paralelas

Además del Eddington, coexistirán otras misiones espaciales destinadas a la exploración de las estrellas en busca de nuevos planetas y estudiando su estructura interna. Los más importantes a destacar son:
  • MOST: Proyecto canadiense que comenzará a funcionar en 2002.
  • MONS: Satélite danés que estará en órbita en 2003.
  • COROT: Proyecto principalemnte francés (aunque también participan otros países como España) que debe estar operativo para el 2004.
  • KEPLER: La competencia, puesto que es el proyecto paralelo al Eddington diseñado por la NASA (EEUU). Este satélite se encuentra en un nivel de desarrollo menos avanzado que el proyecto de la ESA, y se estima que también se pondrá en órbita para el año 2007

Ángel Rafael López Sánchez es presidente de la Agrupación Astronómica de Córdoba y licenciado en Física Teórica por la Universidad de Granada.