Mira, la estrella cometa

25 años de exploración en la superficie marciana

El 20 de julio la NASA ha celebrado el 25 aniversario de la llegada de su sonda Viking 1 a la superficie marciana. En 1976, este explorador se posó en Marte y envió a la Tierra imágenes de un planeta desértico.

A la conquista de Marte

Tras el relativo éxito de las misiones Mariner y el de los soviétos al aterrizar naves en la superficie de Marte, la NASA ideó un plan más ambicioso: las Viking. Éstas sondas constarían, cada una, de un orbitador y un explorador, que al llegar al plenta rojo se posaría suavamente sobre su superficie y la analizaría en busca de indicios de vida.

El Viking 1 fue lanzado el 20 ago 1975 y llegó a Marte el 19 jun 1976. Durante un mes el orbitador se convirtió en un nuevo satélite artificial del planeta rojo dedicado a su cartografía. Con ella, los expertos de la NASA identificaron el lugar apropiado para el descenso del explorador. El 20 jul 1976, la sonda de la Viking 1 amartizó en el suelo marciano en Chryse Planitia.

Por su parte, el Viking 2 fue lanzado el 9 sep 1975 y llegó a Marte el 7 ago 1976. Su explorador se posó sobre Utopia Planitia el 3 sep 1976.

Tanto los orbitadores como los exploradores fueron misiones tremendamente productivas, generando una cartografía completa con resolución de entre 150 y 300 m por píxel y aportando los datos básicos que han servido a los planetólogos durante más de 20 años para estudiar a este curioso planeta. Los exploradores Viking enviaron por vez primera imágenes inéditas de un panorama desértico y a la vez helado.

Aún mucho después de terminar sus investigaciones en la superficie, los orbitadores Viking siguieron enviando datos de Marte durante muchos años. El Viking 2 fue apagado el 25 jul 1978, tras 706 órbitas alrededor del planeta rojo. La hora final del Viking 2 se alargó hasta el 17 ago 1980, tras 1400 órbitas.

Qué nos dijeron las Viking de Marte

Los experimentos in situ de los exploradores no revelaron ningún indicio de vida, lo que desanimó momentáneamente las esperenzas e imaginación del público (y también la de los científicos).

Por los datos de estos exploradores, sabemos que las condiciones atmosféricas en la superficie de Marte son similares a las que existen en la Antártida. El verano es gélido con unos -60° C de temperatura media y la atmósfera, en su mayor parte compuesta de CO2, es tan ténue que el agua no podría mantenerse en estado líquido. Precisamente, la composición atmosférica permite que los rayos ultravioleta lleguen al suelo.

No es posible la vida terrestre común en Marte.

Algunos científicos opinaron que los experimentos a bordo de la Viking 1 y 2 no arrojaban conclusiones definitivas. Los resultados determinaban que sí existe actividad química en el suelo de Marte, pero (argumentaban) no ofrece datos acerca de si está relacionado con alguna forma de vida o es por efectos naturales del propio suelo. Sin embargo, la Pathfinder tampoco encontró ningún indicio.