Mira, la estrella cometa

Hay que comparecer

Antonio Sánchez Ibarra reflexiona sobre los perjuicios que pueden provocar los periodistas con titulares sensacionalistas sobre noticias científicas rigurosas.
La batalla contra las pseudociencias la podríamos perder por falta de comparecencia
Carl Sagan

El miércoles 24 de julio por la mañana recibí un correo que, de primer impacto, ocasionaba inquietud. La cabeza del mensaje, traducida al español decía: "Asteroide puede chocar con la Tierra en el 2019, pero que no haya pánico aún".

Pensé de inmediato en dos cosas:

  1. Cuán fácil sería para muchos medios el sustituír la coma intermedia por un punto y ubicar la cabeza de la nota.
  2. Cuán favorable era la nota para personajes y grupos pseudocientíficos que viven en búsqueda de elementos para una y otra vez anunciarnos el fin del mundo.

Una vez leída la nota donde el especialista en cometas Donald Yeomans enfatizaba que ésta era una estimación preliminar basada obviamente en pocas observaciones, no dejé de seguir reflexionando al respecto e intentar algunas acciones de inmediato para comenzar a "vacunar" ante lo que vi venir.

En principio, en un pueblo donde se lee óptimamente en promedio un libro al año, podemos no sólo estimar sino también el corroborar lo limitada que es la reflexión y captación incluso en una nota periodística.

He tenido la desafortunada experiencia de ver cómo estudiantes o incluso profesionistas en base sólo a la cabeza de una nota o a la lectura parcial de la misma, establecen conjeturas, emiten hipótesis y elaboran rápidamente juicios.

Súmese a esto la tendencia de muchos medios hacia el sensasionalismo, resaltando en un momento dado los aspectos críticos de la noticia y opacando otros que son fundamentales.

Lo cierto es que nos tenemos que convertir en moduladores en estas situaciones para redimensionar la noticia y evitar la confusión o incluso el pánico que algunas noticias pueden propiciar.

Por otra parte, ¿cuándo no aprovecharán individuos y grupos pseudocientíficos una nota como la del asteroide para confundir e incrementar sus ingresos? Durante 20 años explotaron la imagen del rostro marciano tomada por el Vikingo en 1976 como huella de civilizaciones extraterrestres y aun cuando el Mars Global Surveyor demostró en 1998 lo que siempre dijimos, que era un efecto de perspectiva, se sigue utilizando con ese fin. ¿Recuerdan el "fin del mundo" con las conjunciones planetarias de 1982 y el año 2000?

Como hecho real y trágico está aquel suicidio colectivo cuando un grupo pseudocientífico avisó que podrían viajar a la eternidad con el Cometa Hale-Bop en 1997.

Si situaciones como las mencionadas han sido tan manejadas, podemos imaginar el "sustento" que le darán a la noticia actual emitida por, ahora sí, un científico reconocido como Yeomans.

Creo que tanto instituciones como grupos astronómicos tenemos que comparecer ante esta situación y otras situaciones, rescatando la informacion real para beneficio de la cultura científica.