Mira, la estrella cometa

Científicos españoles estudian la bola de fuego

La Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos aclara muchas de las custiones sobre el fenónemo observado el pasado domingo en España.
Un impresionante trazo luminoso con fulguraciones mucho más intensas que la Luna Llena fue observado en torno a las 16h46m45s (+-10s) T.U. del pasado domingo 4 de enero de 2004. A pesar de aparecer en pleno día fue visto por miles de personas que acudían a diversos actos festivos en la mitad norte peninsular. Algunas de ellas fueron capaces de obtener un documento de gran valor científico, filmando el bólido desde puntos muy concretos de Santiago de Compostela o León, por ejemplo. Esta nota pretende aclarar la naturaleza de este fenómeno producido por la entrada de un fragmento de un cometa o asteroide en la atmósfera terrestre.

El hecho de que estemos investigando estos procesos tiene su razón de ser, no sólo desde el punto de vista científico por el interés intrínseco de conocer la naturaleza del objeto que produjo ese fenómeno luminoso. De hecho, la observación de un evento de este tipo es tan espectacular que suele ser asociado erróneamente con multiples sucesos, lo que conlleva cierto grado de subjetividad.

Improbable caída

Como ejemplo, cabe destacar los incendios que se pretendian asociar a este fenómeno en varias localidades de la costa mediterránea o del interior peninsular. Los testigos visuales sólo pudieron contemplar desde allí el tramo final del bólido en el que este se fragmentaba en varias piezas muy cerca del horizonte del lugar y por ello atribuyeron un efecto visual al origen de algún incendio forestal. Algunas piezas se desprendieron recordando "chispas" en el tramo final del recorrido del bolido por lo que no es tan sorprendente esta apariencia incendiaria.

Sin embargo, lo cierto es que los fragmentos (si realmente sobrevivieron) habrían caído a cientos de kilómetros de la costa mediterránea o del centro peninsular. De hecho, los meteoritos que se fragmentan en la atmósfera nunca llegan calientes al suelo dado que el proceso de fragmentación se produce a decenas de kilómetros sobre la superficie terrestre. Muy pocos meteoroides suelen sobrevivir por debajo de la estratopausa dado que en esas regiones la densidad de la atmósfera les impide enormemente profundizar, sometiéndolos a enormes tensiones que pueden provocar la fragmentación, dependiendo su supervivencia principalmente del material que los forma y del ángulo de incidencia.

Una vez decelerados, los fragmentos caen recorriendo la estratosfera y se enfrían progresivamente hasta llegar al suelo. Ese último trayecto invisible para nosotros desde el suelo ya que no se produce fusión de la superficie exterior (llamada ablación) se denomina vuelo obscuro. Cuando, tras varios minutos de caida libre llegan al suelo, lo hacen completamente fríos presentando una corteza exterior obscura de pocos milímetros de grosor denominada corteza de fusión. Si las dimensiones son apreciables, el interior del meteorito suele quedar intacto y su interés científico es extraordinario.

Fuerte explosión

Mayor valor científico tiene el hecho de que varias localidades de León y Palencia escucharan una potente explosión y sintieran una fuerte onda expansiva posiblemente producida a gran altura (20 a 30 kms) donde el meteoroide, incapaz de resistir la presión al profundizar, se fragmentó en multiples piezas. Sin embargo, no puede ser esto equiparado a un movimiento de tierra por un impacto sino un movimiento producido al llegar la onda de choque a la altura de la superficie terrestre. Al fin y al cabo ocurre lo mismo que cuando una avión rompe la barrera del sonido y produce una fuerte explosión sónica que hace vibrar edificios y ventanas. Cualquier información que nos puedan aportar en ese sentido resultará enormemente valiosa, porque quizás usted tambien vió el bólido u oyo esa detonacion. Le rogamos nos lo haga saber en este correo electronico.

¿Basura espacial o cuerpo celeste?

Uno de los primeros pasos a realizar por la Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos era descartar la asociación de este fenómeno luminoso a la reentrada de un algun satélite artificial. En este sentido el Dr. William Ailor, director del Center for Orbital and Reentry Debris Studies of The Aerospace Corporation nos ha confirmado que ninguna reentrada ocurrió sobre España en esa fecha. Ese dato y la alta velocidad que presenta el bólido en las imágenes vídeo nos hace pensar que se trate de un fragmento de un asteroide o cometa entrando en la atmósfera terrestre a gran velocidad. Del estudio astrométrico de las imágenes obtenidas podremos dilucidar la trayectoria real que siguió en la atmosfera, su velocidad y, posiblemente, la órbita que seguía alrededor del Sol.

Dimensiones

Las filmaciones video obtenidas por observadores casuales nos permiten estimar la luminosidad del bólido en magnitud -15/-20 si bien todavía es pronto para evaluar a partir de ella la masa fotométrica del meteoroide incidente, como algunos medios apresurados han apuntado. Tampoco puede determinarse la dimensión del objeto dado que todos los observadores lo observaron cuando se encontraba a decenas de kilómetros de distancia de ellos. Hasta que no estudiemos en detalle las imágenes obtenidas pensamos que es arriesgado asignar un origen claro al objeto aunque ya se haya sugerido que pudiera haberse producido por un fragmento del asteroide 2003 EH1 que presumiblemente podría originar la conocida lluvia de meteoros de las Cuadrántidas. Ningún equipo ha podido realizar hasta la fecha medidas precisas de esas imagenes (y esa labor nos acarreará mucho tiempo) por lo que cualquier afirmación contundente en ese sentido debe ser considerada meramente especulativa.

Cómo enviar un informe de observación

Decenas de personas nos han facilitado datos sobre la trayectoria que observaron del bólido desde sus lugares de residencia. Si usted también lo vió también puede aportar mucho en esta investigación. No dude que mencionaremos su aportación como se merece en nuestra investigación final.

Si usted es uno de esos cientos de testigos visuales que se han preguntado por la naturaleza del evento puede aportarnos la información que crea conveniente a través de nuestra hoja de registro de bólidos. Para que sus datos tengan mayor valor y dado que el bólido fue observado en pleno día sería importante que volviese al mismo lugar desde donde lo observó y tome una imagen digital mostrando el horizonte y todos los edificios que puedan servirle de referencia. Posteriormente coja una brújula y determine los puntos cardinales que han salido en la foto, marcándolos claramente sobre los edificios.

Otra posibilidad es que, si conoce de alguien que le pueda prestar un teodolito y sepa como medir con él, podría directamente ir al mismo lugar y determinar con la precisión que le sea posible el azimut y la altura de los puntos de inicio y fin del bólido. Desgraciadamente esto requiere algo más de experiencia y no resulta fácil. Si nos envían esas imágenes por correo electrónico nos pondremos en contacto con ustedes para pedirles más datos.

Los autores de todas las observaciones enviadas serán mencionados explícitamente en los diferentes trabajos científicos que realice nuestro equipo a no ser que soliciten quedar en el anonimato. Envie esas imagenes o datos al siguiente correo electronico.

La Red de Investigacion sobre Bólidos y Meteoritos

Hasta hace pocos años no se hubiera podido profundizar en el estudio de este impresionante evento y podría haber sido relegado tristemente a un inexplicado avistamiento OVNI. Sin embargo, estos fenómenos han dejado de ser no identificados pues en la actualidad buena parte del público dispone de camaras digitales con las que filmar estos impresionantes eventos.

Además, esta Red de Investigacion sobre Bólidos y Meteoritos gracias a la labor de un equipo de jóvenes cientificos españoles se han propuesto emplear nuevas técnicas de imagen y tratamiento de la información para dar una explicación racional de estos fenómenos en base a argumentos sólidos y concluyentes.

Los bólidos son fenómenos luminosos producidos al desintegrarse un fragmento de cometa o asteroide a su entrada a la atmósfera terrestre o, en otras ocasiones bien definidas, producidos por la reentrada de chatarra espacial. Cualquiera que sea el caso nuestra Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos está permitiendo que no pasen desapercibidos a la opinión pública y que posiblemente nunca más sean interpretados como fenómenos misteriosos o desconocidos.

Agradecimientos

En este proyecto que nos une no sólo trabajamos profesionales sino también muchos aficionados que envian información que nos facilita la labor de recopilación de datos. Queremos agradecer a varias decenas de personas que han contactado con nosotros en esta labor. Agradecimientos especiales por las diferentes informaciones enviadas sobre la apariencia y trayectoria del bólido a: Josep Cruz, Sergio Dalmau, Alvaro Faraco, Vicent Favà, Fernando Fontenla, Montse Guiu, Joan Penalver, Ramon Puigmneró, Miquel Rafa, Oscar A. Rodriguez Baquero, Mari Carmen Sobrinos y J. Torra, entre otros que han preferido mantenerse en el anonimato. Agradecemos desde aquí esa labor.

Más información