Mira, la estrella cometa

Rosetta descifrará el misterio de los cometas

La nave europea Rosetta que será lanzada mañana por un Ariane 5 investigará dentro de 10 años un cometa. Será la primera nave que se pose sobre el núcleo de un cometa.
Desde la Guayana Francesa está previsto que se lanze mañana de madrugada el cohete europeo Ariane 5 con la nave Rosetta. Tras una larga odisea en que se impulsará con Marte y la Tierra, atravesará el cinturón de asteroides y llegará al cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko en el 2014. Rosetta transporta un pequeña sonda llamada Philae que se anclará en el núcleo del cometa. Será la primera vez que una sonda se pose en el núcleo un cometa y pueda observar como genera su espectacular cola según se acerca al Sol.

Rosetta y Philae

Recordemos que el nombre de esta nave viene de la famosa piedra Rosetta descubierta en 1799 en Egipto. Esta losa de basalto negro tenia inscripciones realizadas en el año 196 A.C. que consistían en un decreto de Ptolomeo V escrito en jeroglífico, demótico y griego. Sirviéndose de ella, fue como el francés Jean François Champollion (1790-1832) descifró tras mucho esfuerzo el enigma de los jeroglíficos egipcios.

La ESA convocó un concurso para poner nombre a la sonda que se posará en el núcleo del cometa. La ganadora fue una italiana de 15 años que propuso el nombre de Philae. Este es el nombre de un obelisco de 6,7 metros y 6 toneladas de granito que fue descubierto en una isla del río Nilo en 1815. También contribuyo a descifrar los jeroglíficos egipcios, pues tiene dos inscripiciones del mismo texto, una escrita en griego y otra en jeroglífico.

Con ese ánimo se espera que la nave Rosetta y la sonda Philae aclaren la composión, estructura y funcionamiento de los cometas. Descifren el origen del sistema solar y quizás de la vida, pues los cometas son restos inalterados de la formación del sistema solar.

El viaje

Será uno de los recorridos más largos y tortuosos que haya realizado nave alguna. Durará 10 años y recorrerá un total de 675 millones de kilómetros, más de 4 veces la distancia de la Tierra al Sol. Tras el lanzamiento (feb 2004) hacia el espacio se acercará de nuevo a la Tierra (mar 2005), para tomar ?asistencia gravitatoria? y conseguir más velocidad. Llegará a Marte (mar 2007) pasando a 200 kilómetros de altitud, para tomar más impulso. De nuevo se acercará por segunda vez a la Tierra (nov 2007), para recibir asistencia gravitatoria. Que repetirá por tercera vez (nov 2009) para coger la velocidad suficiente. En este periplo atravesará el cinturón de asteroides en dos ocasiones donde aprovechará para acercarse (2008) al menos a uno de ellos para estudiarlo de cerca. Tras alcanzar el cometa (nov 2014), le acompañará durante un año hasta que se de por finalizada la misión (dic 2015).

Asistencia en ruta

Lanzar una nave que alcance la velocidad necesaria para llegar al cometa es muy costoso. Para impulsar los vehículos espaciales se utiliza frecuentemente una técnica llamada asistencia gravitatoria. Este efecto sólo ocurre cuando la nave viaja en la misma dirección y sentido que un planeta. Cuando la nave adelanta al planeta por la parte exterior de la órbita, y debido a la gran fuerza de gravedad que ejerce el planeta, es lanzada hacia adelante, teniendo como resultado un considerable aumento de velocidad. Al sobrevolar Marte conseguirá más velocidad. Pero como la Tierra tiene más masa, serán los sobrevuelos de la Tierra los que producirán más aceleración.

67P

Actualmente estan catalogados decenas de cometas que orbitan dentro de nuestro sistema solar. Conocemos sus órbitas y los períodos de tiempo que tardan en recorrerlas. El objetivo inicial de esta nave era el cometa 46P/Wirtanen y debía haberse lanzado en enero de 2003. Un fallo en un lanzamiento del Ariane 5 provocó el retraso de la misión lo que a su vez obligó a cambiar el destino. La Rosetta se dirigirá finalmente hacia el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko.

El 67P fue descubierto en 1969, da una vuelta alrededor del Sol cada seis años y medio. Como suele ser normal en los cometas, tiene una órbita muy alargada. En su perihelio (punto de la órbita más cerca del Sol), se acerca al Sol (1,3 UA) casi tanto como la Tierra, pero en su afelio (punto más alejado del Sol), se aleja (5,7 UA) hasta sobrepasar la órbita de Júpiter. Tiene un tamaño de 5 km por 3 km y rota sobre si mismo en 12 horas. Ha sido observado en 6 aproximaciones, en las que alcanza una magnitud de 12.

Ingeniería

La Rosetta, con una masa de 2900 kg, consiste en un cubo de 2,8 m x 2,1 m x 2 m que equipa todos los subsistemas y sensores. Contiene un total de 11 instrumentos científicos, que comprenden sensores remotos, analizadores de la composición de los materiales, detectores del flujo y masa del polvo, sensores para medir la interacción entre el viento solar y el flujo de plasma del cometa.

Tiene unos paneles solares extraordinariamente grandes, de 14 metros de largo, que dan una superficie total de 64 m2 (como una vivienda). Esto es necesario porque la nave llega a alejarse hasta la enorme distancia de 800 millones de km del Sol. Su luz llega tan débil que es sólo un 3,5% de la intensidad que se recibe en la Tierra. Para proporcionar el suministro eléctrico suficiente hay que compensar la poca intensidad de la luz con una gran superficie colectora.

La sonda Philae con 100 kg, contiene 9 instrumentos, además de paneles solares y antena de transmisión. Algunos de los instrumentos son: un espectrómetro de rayos X y alfa, una cámara, un microscopio, un magnetómetro, un sistema de tomografía por radio, un analizador de la composición molecular del gas y otro para la composición isótopica.

También es de España

La ESA tiene, para esta misión, un presupuesto tiene de 1.000 millones de euros. Es una de las misiones más caras. España aporta un 7% a través de numerosas empresas como Alcatel Espacio, Astrium Crisa, GMV, GTD, SENER y Tecnológica

Objetivos

A su llegada, se situará en órbita alrededor del núcleo del cometa. Aprovechara su lejanía del Sól, y por tanto la ausencia de cola para calcular el tamaño, forma y periodo de rotación del núcleo. Estudiará los mejores puntos de aterrizaje o acometaje para dejar caer la sonda Philea que se agarrará al suelo mediante un arpón. La Rosetta seguirá en órbita alrededor del núcleo acompañandolo conforme se acerca al Sol. Tanto la nave Rosetta como la sonda Phileas, podrán así estudiar en detalle la composición, estructura y dinámica de la cola que se irá formando cuando el Sol caliente el núcleo. El estudio que durará más de un año, investigará la relación entre los cometas y la materia interestelar. Las características del núcleo como la morfología de la superficie, su composoción química, mineralógica e isotópica.

Se piensa que los cometas son los objetos más antiguos y menos alterados del Sistema Solar. Estudiándolos se pueden desvelar los secretos sobre el origen del sistema solar, la formación de los planetas y tal vez el origen de la vida.

Precendentes

El cometa Halley es el más famoso, pues además de ser periódico sus aproximaciones suelen resultar espectaculares. Nos visita cada 76 años, pero en su última vez, en 1986, se llevo una grata sorpresa. Salieron a recibirle 5 naves que lo estudiaron, fotografiaron y pasaron a través de su cola. La nave más relevante y que mejores resultados logró fue la europea Giotto Hace un mes la NASA lanzó la nave Stardust hacia el cometa Wild 2. Su objetivo principal es coger muestras de polvo de su cola. Por tanto la misión Rosetta es la séptima que tiene como objetivo a un cometa, pero la primera que se posará en el.

¿Qué es un cometa?

Pues de forma muy sencilla se les puede describir como una bola de nieve o hielo algo sucia. Es como imaginar un enorme iceberg de cientos de metros o kilometros de diámetro como los que flotan sobre los océanos en los círculos polares. Pero viajando por el espacio, y con la diferencia de que el hielo no es tan blanco ni transparente, sino que contiene polvo y pequeñas partículas.

Los cometas han cambiado muy poco desde que se formó el sistema solar hace 4.500 millones de años. Proceden de la parte exterior del sistema solar, de una zona muy lejana llamada nube de Oort que está a un año luz de distancia. Cuando caen al interior del sistema solar, adoptan órbitas muy elípticas en planos que no tienen por que corresponder con las órbitas de los planetas. A menudo acaban sus días chocando con planetas o precipitándose en el Sol. En todo caso, tras cada paso cerca del Sol, se evapora gran parte de material formando primero una nube alrededor de su núcleo llamada coma y más tarde una cola de polvo que por su tamaño de millones de km es claramente visible desde la Tierra. Tras muchas órbitas, terminan deshaciéndose en pedazos, o reducidos a un núcleo de cascotes parecido a un asteroide.

Europa en órbita

La Unión Europea a través de su agencia espacial (ESA), va conquistando el espacio sin prisa pero sin pausa. Un atento observador convendrá que Europa no hace tanta autopromoción como Estados Unidos. Los europeos no hacen ostentación en lo político, ni en lo económico, ni en los logros sociales. En cambio los estadounidenses no pierden ocasión en proclamar su orgullo sobre su poderío militar, económico y su condición de primera potencia mundial, amén de su tierra de libertad y oportunidades bendecida por Dios.

Esta diferencia es más acentuada si cabe en cuanto a la conquista espacial. Es tanto el esfuerzo propagandístico que hace la NASA, que los ciudadanos del mundo tienen la impresión de que es la agencia espacial Nº1 sin rival ni sombra posible. La Unión Soviética, fue por delante de EEUU durante muchos años. El primer lanzamiento de un satélite, el primer hombre en el espacio, sus poderosos lanzadores, sus enormes estaciones espaciales y su experiencia de larga permanencia de humanos en ausencia de gravedad. No es para relegarla alegremente a un 2º puesto alejado y medio olvidado. Estados Unidos no ha tenido grandes estaciones espaciales. En toda su carrera espacial, sólo ha tenido la SkyLab, una única y mediocre estación espacial. Y no olvidemos que desde hace un año, Estados Unidos con todo su poderío militar, no puede mandar ni un sólo hombre al espacio, y en cambio si pueden hacerlo sus rivales comunistas: Rusia y China.

Lo mismo ocurre con nuestra agencia europea. La ESA no hace titánicos esfuerzos en ocupar portadas y titulares en los medios de comunicación, pero sus logros no son peores que los de la NASA. Europa tiene astronautas que han habitado en la estación espacial internacional y en la antigua estación espacial soviética MIR. Actualmente tiene una nave orbitando Marte (Mars Express), que supera en muchos aspectos a cualquier otra nave de observación marciana, ya fuera estadounidense o rusa. Hace años colocó en órbita el satélite ISO de infrarrojos que no tenia rival. Lo mismo puede decirse de SOHO o Ulises, o el próximo sistema de navegación Galileo. La percepción de estos esfuerzos y logros está minusvalorada por la poca publicidad que hace la ESA, además de ser eclipsada por la poderosa maquinaria propagandística de la NASA. Pero no nos dejemos engañar, la agencia europea es ambiciosa, tenaz y camina con paso firme. Sus logros son comparables a los de la NASA e incluso frecuentemente los supera. Un sólo apunte resalta estos hechos: ninguna de las decenas de naves y satélites europeos ha tenido un fallo fatal o total. Algo que no pueden decir Estados Unidos ni Rusia.