Imagen Thumbnail para Cartel - Año Internacional de la Astronomía 2009

Inauguración del Año Internacional de la Astronomía

Del 15 al 16 de enero de 2009 tiene lugar en París la ceremonia de apertura del Año Internacional de la Astronomía.

Siempre nos hemos sentido atraídos por el cielo nocturno. Desde tiempos inmemoriales los hombres lo hemos observado, sentimos una especie de relación de pertenencia y admiración ante esa belleza, y esto está grabado en algún lugar de nuestra memoria.

Como dijo Carl Sagan, podríamos imaginar al hombre primitivo preguntándose ¿qué son esos puntos de luz? ¿serán fogatas como las nuestras encendidas por otros hombres que se encuentran muy lejos? ¿serán luces de seres muy poderosos que nos observan?

Seguramente este tipo de pensamientos nos llevaron a imaginar a los primeros dioses. Tal vez nos observaban, nos sentíamos importantes, debíamos ocupar un lugar central en la Creación. Con el tiempo aprendimos a reconocer las estrellas y a unirlas formando figuras imaginarias, nacen las Constelaciones, podíamos imaginar dioses, animales y otras figuras, y comenzamos a crear historias: es el origen de la Mitología. Sentíamos que nuestro planeta estaba ubicado en el centro del Universo, todo giraba alrededor nuestro, y así lo expresó Ptolomeo, un astrónomo greco-egipcio que impulsó esta teoría geocéntrica.

El Renacimiento

Tuvieron que transcurrir dos mil años para que aceptáramos estar equivocados, las observaciones no concordaban con la realidad, y Nicolás Copérnico, un sacerdote polaco, fue el que se animó a cambiar las cosas, propuso su teoría heliocéntrica, el Sol era ahora el centro del Universo, aunque la Iglesia jamás lo aceptó. Pero aún así las cosas no funcionaban bien, las observaciones seguían sin concordar con la teoría y fue solo a partir de la creación de la Ciencia que comenzamos a ponerle sentido a las cosas.

Teoría y observación se deben corresponder, sino hay que seguir investigando hasta encontrar una explicación que permita construir la teoría correcta. Y un observador por excelencia fue Galileo Galilei, para muchos el primer gran científico de la historia. Como todo curioso escuchaba por aquí y por allá y le llegó el rumor de que los holandeses habían combinado un par de lentes en un tubo formando un anteojo, y éste les permitía observar de cerca aquello que estaba muy lejos.

Sin poder esperar más Galileo construyó el suyo, pero esta vez lo apuntó hacia el cielo. Descubrió que la Luna tiene cráteres, que Júpiter está rodeado de lunas (cuatro de las cuales hoy llevan su nombre), y que Saturno es un planeta distinto (hoy sabemos que está rodeado de anillos).

De este acontecimiento se cumplen 400 años, y por esto el 2009 fue declarado por las Naciones Unidas el Año Internacional de la Astronomía.

No fue fácil para Galileo dar a conocer sus ideas, con una Iglesia totalmente en contra al punto de casi llevarlo a la muerte. Pero el Papa Juan Pablo II finalmente reconoció el error que cometieron y reivindicó a este gran científico.

El Año Internacional de la Astronomía

Astrónomos y astrofísicos de 140 países llevarán adelante un gran número de actividades para despertar la curiosidad de la gente por las galaxias, los cometas, los agujeros negros, los planetas extrasolares, las lluvias de meteoritos, los asteroides, entre otros cuerpos celestes, así como por la historia de la Astronomía y los avances actuales en este campo.

Con el apoyo de las Naciones Unidas, la UNESCO (de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), la IAU (Unión Astronómica Internacional), entre otras organizaciones, del 15 al 16 próximos, tendrá lugar en París, Francia, la ceremonia de apertura del Año Internacional de la Astronomía.

En la ceremonia de apertura participarán cerca de 600 invitados, ministros, premios Nobel y alrededor de 150 estudiantes de astronomía provenientes de 100 países. Entre los asistentes estará presente la doctora en física Olga Pintado, del Instituto Superior de Correlación Geológica en Tucumán y representante argentina ante la UAI para el Año Internacional de la Astronomía 2009, y la doctora Beatriz García del Observatorio Pierre Auger-UTN Mendoza e integrante del Nodo Nacional Argentino. Los objetivos de esta celebración son que se conozca el trabajo de los astrónomos, los últimos avances en la Astronomía y promover la ciencia, en especial la Astronomía entre los jóvenes.

La apertura del Año Internacional de la Astronomía dará inicio con un discurso del director general de la UNESCO, el doctor Koichiro Matsuura y la doctora Catherine Cesarsky, investigadora franco-argentina y presidente de la IAU, entre otras autoridades.

400 años de progreso científico

Desde Galileo hemos aprendido mucho, si algo nos ha enseñado la Astronomía es a ser humildes. Aprendimos que no ocupamos ningún lugar importante en el Universo, nuestro Sol es una estrella del montón en una galaxia, nuestra Vía Láctea, que posee unas 400.000 millones de estrellas, y esta a la vez es una entre 400.000 millones de galaxias hasta donde sabemos.

Nuestro planeta no es más que un débil punto azul flotando alrededor de ella, verdaderamente insignificante, pero en él se concentra todo lo bueno y lo malo que ha hecho el hombre.

Toda guerra y toda obra de bien la hemos realizado aquí y por el momento no tenemos otro lugar adonde ir, debemos cuidarlo.

También aprendimos que cada átomo de azufre, oxígeno, carbono y demás que nos forman fueron originados en el interior de alguna estrella lejana que explotó y permitió que hoy nos encontremos aquí preguntándonos ¿de donde venimos? ¿cuál será nuestro destino? ¿qué encontraremos allí, entre las estrellas?

Eso es la Astronomía, mas allá de la ciencia, una mezcla entre la humildad y el asombro, cada persona que observa a través de un telescopio siente un escalofrío, sabiendo que hay algo que lo conecta con eso que observa.

Cada fotón que llega al telescopio e impregna nuestra retina es una porción del Cosmos que nos queda adentro, y solo por esa sensación creemos que hacer Astronomía vale la pena. Los invitamos a difundir las actividades que se realizarán a lo largo del año, de las que formaremos parte astrónomos profesionales y aficionados, y los invitamos a consultar periódicamente la página de la Liga Iberoamericana de Astronomía para mantenerse informados sobre las mismas.

Ricardo F. Sánchez es Vicepresidente 1° de la Liga Iberoamericana de Astronomía y Director de Universo Digital. Artículo reproducido con permiso.