Mira, la estrella cometa

IMO confirma la buena noche de Leónidas

Las observaciones desde Europa y América manifiestan un buen nivel en la madrugada del 17 al 18 nov 2000, con un máximo de 450 met/h.

Los datos de IMO

La Organización Internacional de Meteoros en su tercera y última circular urgente sobre las Leónidas, muestra que la actividad durante la madrugada del 17 al 18 nov 2000 ha sido bastante significativa, similar a la de 1998 pero lejos de los niveles de 1999. Esta circular recoge observaciones sobre todo de Asia, Europa e Islas Canarias.

Con respecto al pico, comentado en noticias anteriores, de las 6:00 Tiempo Universal del 16 al 17 nov, Marc Gyssen afirma que los informes enviados desde Tenerife por Pablo Rodríguez y David Martínez confirman de momento la buena actividad a esa hora, aunque las condiciones climatológicas eran adversas.

El siguiente incremento registrado visualmente, entre las 6h-8h TU del 17 nov mostradas por las observaciones visuales, está en acuerdo con las mediciones por radar realizadas por el Observatorio Ondrejov, y el pico podría situarse hacia las 08:10 del 17 nov. Por tanto, este sería material expulsado por el cometa Tempel-Tuttle durante su paso por el Sistema Solar interior en 1932, tal y como predijeron David Asher y Robert McNaught.

A partir de las 22h TU del 17 nov, la actividad comienza a incrementarse y durante toda la madrugada no bajará de los 200 meteros por hora. Hacia las 03:45 TU del 18 nov 2000, se observa un pico de actividad, con unos 300 met/h, máximo que aunque no es muy pronunciado, estaría asociado al paso del cometa durante el año 1733 (la predicción de Asher y McNaught ponía el máximo a las 03:44 TU).

El siguiente pico de actividad, hacia las 07:50 TU, también se ve claramente con unos 450 met/h según los datos de IMO y es el más pronunciado de todos, asociado a material expulsado por el Tempel-Tuttle en 1866. Esta gráfica ya está más acorde con los registros de radar que se pueden ver en la página del Observatorio Ondrejov (República Checa).

Las impresiones alrededor del mundo

Desde luego, a parte de los datos, quedan la vivencia de los observadores. En América disfrutaron de bólidos rasantes, estrellas fugaces muy brillantes que cruzaz de lado a lado el cielo (este efecto, realmente impresionante, se pudo ver desde Europa y Canarias durante las Leónidas de 1998).

Jorge Coghlan, de CODE-LIADA y observando desde Argentina, comentó que «Durante las cuatro horas de observaciones, pudieron registrar entre 90 y 100 meteoros provenientes en su mayor parte del radiante de Leo, otros emergieron de Orión; Gemini y Tauro».

Christian Willemöes, de CieloSur (y también desde Argentina) se disculpó en una lista de correo electrónico por no enviar comentarios más precisos, pero «ante tan maravilloso espectáculo, la ansiedad y el asombro superaron mi rigor para las notas».

El próximo año

Con el modelo de David Asher y Robert McNaught en mano, el próximo año se verán máximos superando los 10 mil meteoros por hora entre el mediodía y la tarde del 18 nov 2001. Dado que la constelación de Leo es inobservable a esas horas desde Europa y América, las zonas más favorecidas serán las del Pacífico. Teniendo en cuenta que parece confirmado su capacidad de predicción al minuto de los máximos, aconsejamos ir reservando billetes de avión.