Mira, la estrella cometa

Un satélite con vistas a Júpiter

¿Qué vistas tendrá una casa residencial situada en alguno de los satélites galileanos? Quizás tengamos que esperar algunas decenas o centenas de años para saberlo, pero para hacernos una idea, la sonda Cassini ha tomado una fotografía del satélite Ío con el gigante Júpiter como único fondo.
Ío es el satélite más próximo a Júpiter y el más pequeño de los cuatro que se ven con unos simples prismáticos y que descubrió Galileo en 1610. Su tamaño es similar al de la Luna. Sin embargo, su superficie es totalmente diferente, ya que apenas tiene cráteres de impacto. ¿Por qué han quedado borrados?. La explicación es sencilla: las fuerzas de marea que ejercen tanto el gigante planetario como los satélites Europa y Ganímedes, producen en Ío una actividad volcánica apreciable.

Ío posee una órbita resonante con Europa y Ganímedes: por cada vuelta de Ganímedes alrededor de Júpiter, Europa completa dos e Ío cuatro. Una similitud más que posee con la Luna es que presenta siempre la misma cara a Júpiter. Así que tenga cuidado si va a buscar terrenos en Ío con vistas al planeta gaseoso.