Mira, la estrella cometa

Astronomía General, una biblia celeste

Hace unas pocas semanas ha sido publicado el libro Astronomía General teórica y práctica en la Editorial Omega, escrito por David Galadi y Jordi Gutiérrez, quienes contestan nuestras preguntas.
En info.astro nos hemos interesado por esta obra de alrededor de mil páginas de extensión, uno de los aun escasos libros de autores españoles que sobre astronomía se han publicado en España. Sus autores, Galadí Galadi y Jordi Gutiérrez, astrofísicos en activo, han contestado amablemente nuestras preguntas acerca de su reciente publicación

info.astro: El libro, llamado Astronomía General teórica y práctica, ¿va destinado también al público general o sólo a algún sector particular?

David Galadí & Jordi Gutiérrez: Una de las preocupaciones de los autores al confeccionar esta obra ha sido producir un libro completo, tanto en lo que respecta a contenidos como en lo que se refiere a posible público. Por eso hemos intentado que cualquier persona, con independencia de su formación, pueda sacar provecho de todos los capítulos. Hemos preparado el texto y las figuras pensando en astrónomos aficionados de todos los niveles (del principiante al avanzado), en estudiantes de astronomía en cursos introductorios, y en personas interesadas por la astronomía en general, sin formación científica previa. Finalmente, hemos intentado que el volumen constituya una referencia valiosa para los profesores de enseñanza secudaria que cuentan con la astronomía entre los contenidos de sus asignaturas. Cubrir un espectro tan amplio no ha sido fácil, y ha determinado en buena medida la estructura del libro y de la mayoría de sus capítulos.

¿Qué ideas principales han querido transmitir a los lectores?

Dada la extensión de la obra, costaría mucho resumir en unos objetivos concisos lo que hemos querido comunicar a los lectores. Por supuesto, pretendemos poner al alcance del público castellanohablante, en un único volumen, una síntesis general de la astronomía moderna. Pero ese plan general se refiere solo a los contenidos conceptuales, objetivos y explícitos.

En un nivel más profundo, al dar forma a esos contenidos objetivos hemos intentado comunicar otros valores: la pasión por el conocimiento científico del mundo natural, el respeto por el medio ambiente, la aventura intelectual del descubrimiento, la crítica implacable de la superstición y la seudociencia, el valor del escepticismo, la importancia de combinar observación y teoría en la descripción del universo...

En los 44 capítulos, ¿han tratado de mantener un balance entre teoríay práctica, o se han decantado hacia algún lado?

Como indica su título, el libro ofrece contenidos de ambos tipos. Naturalmente, hay capítulos, como los dedicados al origen y el destino del universo, que son casi exclusivamente teóricos, mientras que otros (los dedicados al uso de telescopios de aficionado, por ejemplo) son eminentemente prácticos. Pero en la mayoría de los capítulos hay oportunidades excelentes (algunas no siempre obvias) de combinar teoría y práctica. En particular, hemos procurado incluir apartados dedicados a la observación práctica en todos los capítulos que lo permiten y, desde luego, las referencias cruzadas entre teoría y práctica son constantes. No hemos pretendido dar una de cal y otra de arena, una de observación y otra de teoría, sino destacar que la astronomía es una combinación de ambos aspectos, y que separarlos sería en cierto modo artificial.

En el caso de David Galadí-Enríquez, uno de sus libros anteriores es A Ras de Cielo, donde se da respuesta a las dudas más comunes sobre la astronomía. ¿Cual de las dos obras ha exigido más esfuerzo como autor?

Sin duda alguna, Astronomía general teórica y práctica. En parte esto se debe a una simple cuestión de volumen, como puede comprobarse al comparar las apenas 200 páginas de A ras de cielocon las más de 1000 de Astronomía general, por más que en este segundo caso el esfuerzo haya estado compartido entre dos personas. Pero Astronomía generalexigía además un esfuerzo adicional de disciplina: teníamos que producir una obra general, de manera que la selección de los contenidos no podía supeditarse del todo al capricho de los autores, sino que había que cubrir de un modo u otro todas las ramas de la astronomía. Además, el estilo de las explicaciones tiene que ajustarse a lo que suele entenderse por una obra de referencia o de consulta. En A ras de cielo, en cambio, la elección de temas refleja exclusivamente mis propios intereses, y a la hora de elegir el tratamiento la libertad es absoluta. El hecho de que el nivel de A ras de cielo (pensado para personas sin conocimientos previos de astronomía) sea diferente al de Astronomía general no supone, como pudiera pensarse, una ventaja, porque obligaba a meditar y elaborar con mucha profundidad los puntos de vista y las estrategias de explicación. Si en Astronomía general teórica y práctica los autores hemos puesto toda nuestra mente, podría decirse que en A ras de cielo puse toda mi alma.

John Maddox, director de la revista Nature durante muchos años, publicó recientemente un libro llamado Lo que queda por descubrir, en el que se discute si estamos cerca o no del fin de la ciencia. ¿Necesitará muchas actualizaciones esta obra o podemos estar seguros de la mayoría de las actuales teorías astronómicas?

La validez de las teorías, el grado de certeza del conocimiento científico, es un rasgo que se trata en multitud de lugares dentro del libro. Ya desde el primer capítulo, dedicado a la historia de la astronomía, hemos procurado destacar el carácter provisional del saber, y el valor casi simétrico de los errores y de los aciertos en ciencia. Aun así, no puede decirse que todo lo que sabemos lo sepamos con igual grado de certeza (lo cual también distingue la ciencia de la seudociencia: los seudocientíficos siempre están seguros al 100% de lo que dicen saber). En una obra general de este tipo, solo una pequeña fracción de los contenidos corresponde a descubrimientos o teorías de última hora.

Aunque están por venir nuevos descubrimientos, y aunque algunas de las teorías más novedosas explicadas tengan que revisarse en años próximos, el cuerpo de la obra seguirá siendo válido durante bastante tiempo. Para que este libro requiriera una reelaboración profunda, tendría que ocurrir un cambio revolucionario en astronomía, algo que no parece previsible (aunque, ¿quién sabe!). Hay que diferenciar una obra de referencia como esta de publicaciones más breves, más centradas en novedades de última hora. A la hora de mantener al día los conocimientos, tanto profesionales como aficionados tienen que recurrir a las revistas (como Astronomía Digital). A la hora de formarse y de obtener visiones globales sólidas de los grandes temas que conforman la astronomía, hay que recurrir a obras del carácter de Astronomía general teórica y práctica.

David Galadí Enríquez nació en Córdoba (España) en 1969. Estudió física en las universidades de Granada y Barcelona. Se doctoró en astronomía en 1998, en la Universidad de Barcelona, con una tesis sobre astrometría y fotometría de cúmulos estelares abiertos. En la actualidad es investigador en el Centro de Astrobiología (Torrejón, Madrid), donde trabaja en el desarrollo de instrumentos robóticos para el estudio de planetas extrasolares, de estrellas semejantes al Sol y de cuerpos menores del Sistema Solar. Es autor de un libro de astronomía para el público general (A ras de cielo, Ediciones B) y coautor de una obra sobre observación práctica con CCD para aficionados avanzados (con Ignasi Ribas, Manual práctico de astronomía con CCD, Ediciones Omega).

Jordi Gutiérrez Cabello nació en Barcelona en 1968. Estudió Física en la Universidad de Barcelona. En 1997 cursó un Master en Teledetección. En la actualidad investiga la evolución final de las estrellas de masa intermedia (entre 8 y 11 masas solares), con especial atención en la formación de estrellas de neutrones. Asimismo, es miembro del equipo de diseño del experimento SIXE, un detector de rayos X propuesto para el MINISAT-02, el segundo minisatélite científico español. Simultáneamente, da clases en la Universidad Politécnica de Cataluña, donde imparte, entre otras, una asignatura de introducción a la astronáutica.