La astrología: una opinión personal

Al comienzo del siglo XXI, llama poderosamente la atención el auge de la Astrología. Quienes tenemos un riguroso espíritu científico, creemos entender el fenómeno aunque no lo compartimos.

¿Cómo nació la Astrología?

Lawrence Jerome afirma en "Objections to Astronomy" lo siguiente: «La astrología propiamente dicha, tuvo su comienzo en Babilonia como un sistema de lectura de señales que presagiaban el destino de reyes y reinos». Contemporáneamente los egipcios perfeccionaban un sistema de sitios de manera que los ángulos entre los planetas, establecían "presagios".

En aquel momento se ignoraban ciertas leyes físicas y entonces se buscaban explicaciones no racionales: los astros presagiaban el futuro.

Los griegos posteriormente, combinaron los sistemas babilónico y egipcio, creando una cosmología matemática, una filosofía del Universo.

En pleno siglo II D.C., Claudio Ptolomeo, en su libro el "Almagesto", describe el sistema de las "casas", dividiendo la zona cercana al plano de la eclíptica (por dónde se mueven los planetas, la Luna y el Sol, en su movimiento aparente) en 12 sectores. Cuando el Cristianismo prevaleció en el Imperio Romano, se comenzó a combatir tímidamente a la Astrología, aunque poco se podía hacer al respecto. San Agustín, obispo de Hipona 365-430), condenó a la Astrología, porque absolvía a los pecadores y le atribuía las culpas "al Creador y gobernante del cielo y las estrellas".

A pesar de esto, la Astrología en el siglo XII, volvió a resurgir. Entre los siglos XIV y XVII, en pleno Renacimiento, las ideas se transformaron. Nicolás Copérnico en su obra "De revolutionibus orbium coelestium", propuso que los planetas se mueven alrededor del Sol, y no en torno a la Tierra, como creían casi todos los antiguos, incluyendo a los astrólogos. Éstos últimos reaccionaron diciendo que siendo lo fundamental las posiciones de los astros con respecto a la Tierra, el nuevo concepto de Universo, no los afectaba en lo más mínimo. No obstante, en ese momento, la Astrología cayó en descrédito y casi en el olvido.

¿Qué pasó para que en los últimos años esté nuevamente en auge?

Analicemos científicamente el caso. Hace unos 20 años, 192 científicos (entre ellos 19 Premios Nobel), firmaron una declaración que dice: «Es sencillamente un error imaginarse que las fuerzas ejercidas por las estrellas y los planetas en el momento del nacimiento puedan determinar de manera alguna nuestro futuro. Tampoco es cierto que la posición de los lejanos astros determine que ciertos días o períodos, sean más favorables para ciertas acciones, o que el signo bajo el cual se nace decida la compatibilidad o incompatibilidad con otras personas».

Miguel Ángel Sabadell, el astrofísico español, se pregunta: «¿Por qué el amoníaco de Júpiter puede influir en nuestro carácter y el que tenemos en el armario de nuestra cocina no?».

Todos los científicos se preguntan también como los astros influyen en el momento del nacimiento y no en el momento de la fecundación, que justamente es dónde se determinan los caracteres del individuo.

El astrólogo Vicente Cassanya dice: «Es una influencia casi total, marcan el carácter, el temperamento y parte del destino, pero no sabemos cual es el mecanismo. La Física de partículas y la Biología acabarán dando respuestas a estas preguntas».

Los científicos señalan que la atracción gravitatoria no puede incidir, en el momento del nacimiento. El médco obstetra ejerce una atracción gravitacional seis veces superior, que la que ejerce el planeta Marte, sobre el recién nacido. Por otra parte se ha demostrado que la propia madre, ejerce una fuerzadoce millones de veces superior a la de la Luna, en el nacimiento, pese aque la Luna es el astro más cercano. Evidentemente que la masa del médico y de la madre es inmensamente menor a la de Marte y la Luna, pero la distancia (factor gravitatorio importantísimo) también es inmensamente mayor.

Nos quedan muchas interrogantes que la Astrología no nos responde. He aquí algunas de ellas:

  • ¿Por qué la influencia de los astros es en el momento del nacimiento y no en la fecundación? ¿Acaso las radiaciones, luego de recorrer millones de kilómetros, son incapaces de llegar al vientre materno?
  • ¿Por qué los gemelos nacidos con pocos minutos de diferencia, a veces no siguen el mismo destino?
  • Si producen nacimientos más allá de los círculos polares (en el Norte hay muchas poblaciones), pueden ocurrir en momentos que no estén los signos del Zodíaco sobre el horizonte durante semanas. ¿Cómo se deciden los rasgos de esos individuos cuyo signo no se vé?
  • ¿Por qué son los signos del Zodíaco, siendo que ocupan una pequeña región de la "bóveda celeste"?
  • ¿Por qué se habla de 12 signos omitiéndose a Ofiuco y la Ballena, por dónde también se proyectan astros del Sistema Solar?
  • El planeta Urano fue descubierto en 1781, Neptuno en 1846 y Plutón en 1930. ¿Cómo es que estos planetas no ejercían influencia alguna antes de su descubrimiento, y sí fueron influyentes después de descubiertosd?
  • ¿Por qué se insiste en un sistema de "casas", que representa un cielo de más de 2000 años atrás?
  • Si algún día un astronáuta pasara a vivir en un planeta distinto, Marte por ejemplo, ¿cambiaría su signo zodiacal o su carácter?
  • ¿Por qué los horóscopos de los diarios, revistas, radio, televisión, Internet, sólo nos dicen generalidades o consejos que son válidos para cualquier signo zodiacal?
  • ¿Por qué tantas veces predicen catástrofes, romances, triunfos deportivos, descubrimientos de vacunas contra el SIDA y después no se concretan?
  • Los animales y las plantas son seres vivos ¿la Astrología influye en ellos?

¿Por qué tanta gente cree en la Astrología?

Algunos simplemente tienen una gran fe. Otros la aceptan por no encontrar respuestas satisfactorias en otros órdenes de la vida, ni siquiera en la Religión

La fe en la Astrología es un amargo trago que debemos resistirnos a aceptar. No debemos seguir pensando como hace cientos de años atrás. En el siglo XXI no debemos ser tan ingenuos como para pensarque el destino de la Humanidad se decide en la bóveda celeste. Nuestro destino se decide por el esfuerzo constante y siempre apoyándonos en la CIENCIA.

Dice la Sociedad Norteamericana de Estudios Sociológicos y Sociales: «La fe en la astrología es perjudicial, pues fomenta la evasión de los problemas permanentes de la vida real».

Carl Sagan, por su parte afirmó: «Se observa un renovado interés por las doctrinas anecdóticas, como la astrología. La amplia aceptación de la que gozan trasluce una falta de rigor intelectual y una grave carencia de escepticismo. Son filigranas de la ensoñación."

Mientras la Ciencia investiga seriamente los grandes enigmas del Universo, otros explotan la ingenuidad de la gente.

Los seres humanos debemos procurar superarnos con nuestro esfuerzo. Somos nosotros los únicos responsables de nuestro destino y no los astros.

Hebert Pistón Rodríguez es miembro de la Sección Coordinación Local de Enseñanza y Divulgación de la Liga Iberoamericana de Astronomía y Profesor de Astronomía integrante de la Red de Observadores de Astronomía de Uruguay.
.