Cómo ser astrónomo

La autora, científica del IAC y profesora de la Universidad de La Laguna (Tenerife, Islas Canarias) nos introduce en los pormenores de la carrera universitaria de astrofísica.

La carrera de Astrofísica en la ULL

Desde 1993 la Facultad de Física (junto con la de Matemáticas) de la Universidad de La Laguna está en el Campus de Anchieta, en ese edificio blanco y anguloso, con un reloj grande y un par de cúpulas arriba, en la calle llamada Astrofísico Francisco Sánchez, en honor del fundador y Director del Instituto de Astrofísica de Canarias. Antes de 1995 para obtener la Licenciatura en Física había que hacer un primer ciclo de 3 cursos de formación básica común y un segundo ciclo de 2 cursos de especialidad.

El Nuevo Plan de Estudios del 95 introdujo los créditos: un crédito equivale generalmente a 10 horas de clase y una asignatura semestral típica tiene 6 créditos. Para ser Licenciado en Física ahora hay que conseguir 300 créditos. De ellos, 84 se obtienen cursando asignaturas optativas ofrecidas por los distintos departamentos. Ya no hay especialidades como tales, sino orientaciones, que se consiguen si, de los de los 84 créditos optativos, 48 corresponden a asignaturas de esa orientación. Actualmente se ofrecen 3: Física Aplicada, Física Fundamental y Astrofísica

[Facultad de Física] El Departamento de Física se creó en 1967 y el de Astrofísica en el 74. En los 3 años siguientes el Plan Trienal de Formación de Personal Investigador en Astrofísica formó un número suficiente de doctores para comenzar a impartir la Licenciatura de Física, que comenzó en el curso 78-79, precisamente con el segundo ciclo en la especialidad de Astrofísica. Cuatro años más tarde se empezó a impartir también el primero. La orientación de Astrofísica, nacida al calor del IAC, está fuertemente arraigada en esta Universidad, ya que fue el embrión de las enseñanzas de Física en La Laguna.

Actualmente, el Departamento de Astrofísica, al que yo pertenezco, lo formamos 21 profesores. También imparten clase algunos investigadores del IAC. Nuestra oferta docente consiste en 19 asignaturas optativas, que cubren prácticamente todos los temas de la Astrofísica, para los cursos 2º, 3º y 4º de Físicas, 5 asignaturas para la Licenciatura de Matemáticas, y un programa de doctorado en Astrofísica, que constituye los estudios de 3er ciclo, con 19 cursos especializados.

Materias de estudio para el futuro astrónomo

Sepamos qué estudia realmente un alumno que pretende ser astrofísico, con una selección de algunas de las optativas que debe cursar. Ya en 2º puede elegir la Física del Cosmos, una asignatura de introducción que proporciona una base adecuada para quienes desean seguir la orientación de Astrofísica y, para los que no, una buena visión global de esta disciplina. En 3º y 4º la oferta es mucho más amplia: hay asignaturas básicas, como la Astronomía Clásica que trata de los sistemas de coordenadas para determinar las posiciones de las estrellas, el Sol y los planetas; o la Instrumentación Astrofísica, que enseña los principios básicos de los instrumentos astronómicos.

Otras asignaturas tratan del Sol, las estrellas, el medio interestelar, la Vía Láctea y las otras galaxias o el Cosmos como un todo; por ejemplo, la Física Estelar estudia la estructura y evolución de las estrellas y cómo la radiación es transportada a través de sus capas exteriores, interaccionando con la materia; la Cosmología presenta los modelos más actuales del origen y destino del Universo y la evidencia observacional más reciente que debe ser explicada por tales modelos. Hay también materias más teóricas, con nombres que suenan raros, como Fenómenos de transporte y procesos radiativos, Mecánica de fluidos, Física del plasma o Relatividad General. No podían faltar, por supuesto, asignaturas más prácticas, como los Métodos informáticos y de cálculo en Astrofísica y las tres dedicadas a conocer y utilizar las técnicas más importantes de observación y análisis de los datos astronómicos.

Se trata, en definitiva, de entrenar a los estudiantes de Astrofísica para que puedan enfrentarse al fascinante reto de descifrar el mensaje de la luz y aproximarse así a un conocimiento racional del Universo.

Cordiales y astrofísicos saludos.