Mira, la estrella cometa

Nuevos datos sobre la bola de fuego

El pasado 4 ene 2004, miles de personas observaron una bola de fuego en el norte de España. Los científicos han calculado una trayectoria provisional, mientras investigan un meteorito posiblemente asociado a dicho bólido.

Bola de fuego

Un impresionante trazo luminoso con fulguraciones mucho más intensas que la Luna Llena fue observado en torno a las 16h46m45s (+-10s) T.U. del pasado 4 ene 2004. A pesar de aparecer en pleno día fue visto por miles de personas que acudían a diversos actos festivos en la mitad norte peninsular. Algunas de ellas fueron capaces de obtener un documento de gran valor científico, filmando el bólido desde puntos muy concretos de León, por ejemplo.

Usualmente al encontrar la Tierra a velocidades del orden de decenas de miles de kilómetros/hora estos fragmentos producen luz a lo largo de un rastro luminoso denominado bólido. Este objeto sufrió una fuerte fragmentación a lo largo del recorrido pero pensamos que podría haber sobrevivido dado que fue filmado al final de su trayectoria cuando sobrevolaba el borde Norte de la provincia de Palencia ya por debajo de los 30 kilómetros de altura. Nuestro equipo acaba de calcular la trayectoria preliminar en base a las observaciones existentes.

Trayectoria preliminar

Por primera vez en España se ha podido reconstruir con precisión la trayectoria de un bólido aparecido a plena luz del día, gracias a la tenacidad de un equipo de jóvenes investigadores integrado en las labores realizadas por la Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos que usualmente solo pueden registrar los bólidos aparecidos por la noche.

Este bólido presumiblemente se produjo por la desintegración de un fragmento de un asteroide al chocar con la atmósfera terrestre a una velocidad aproximada de unos 15 ±5 km/s. En base a la luminosidad del objeto, que al ser casi tan elevada como la del propio Sol iluminó las comarcas que sobrevoló, estos investigadores sugieren que la masa inicial del meteoroide pudo ser igual o superior a las diez toneladas aunque este dato necesitará ser precisado usando modelos de la trayectoria conforme avancen las investigaciones.

La reconstrucción de la trayectoria preliminar ha sido obtenida por el Dr. Josep María Trigo-Rodríguez (Institute of Geophysics & Planetary Physics de la Univ. California Los Angeles), el Dr. Jose Luis Ortiz (Instituto de Astrofisica de Andalucia), el Dr. Jordi Llorca Pique (Universitat de Barcelona e Institut d'Estudis Espacials de Catalunya) y el Dr. José Angel Docobo (Observatorio Astronómico Ramon Maria Aller-Universidade de Santiago de Compostela).

Para el equipo de investigacion el hecho de haber sido un bólido observado en pleno día ha añadido un mayor grado de dificultad a nuestra investigación pero con los magníficos registros vídeo y fotográficos hemos conseguido reconstruir la trayectoria y, tras estudios mas precisos, será incluso posible determinar la órbita en el Sistema Solar del cuerpo progenitor de este bólido. Aunque diversos medios habían especulado con todo tipo de trayectorias, ahora este equipo presenta sus resultados preliminares en base a las medidas realizadas de las imágenes del bolido tomadas desde León capital, Las Hoces y Villalbeto de la Peña (Palencia) cedidas amablemente a la Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos por sus autores.

La trayectoria deducida muestra que el bólido sobrevoló el sur de la provincia de León, ciudad a la que pasó cuando se encontraba a unos 80 kilómetros de altura dirigiéndose hacia Guardo y explotando poco después a unos 30 kilómetros de altura sobre el Norte de la provincia de Palencia.

Los fragmentos siguieron profundizando todavía generando luz por debajo de 20 kilometros de altura lo que favorece enormemente la hipótesis de supervivencia. Además prolongando la trayectoria en la bóveda celeste, se encuentra el punto del cielo del que procedía, llamado radiante, que nos facilita datos sobre el origen del objeto que lo produjo. Lo que conocemos por el momento es que el radiante aparente permite descartar por completo que pudiese estar asociado al enjambre meteórico de las Cuadrántidas como otras fuentes habian sugerido sin base alguna.

Sin embargo, es muy posible que su origen sea el cinturón de asteroides dado que, de hecho, se está estudiando que este bólido pudiese estar asociado a otro aparecido el 3 ene 1970 que fue recuperado en Lost City, Oklahoma (EUA) tras ser registrada su trayectoria mediante una red de cámaras automatizada. Esto sería fascinante pues ya en Bavaria el 6 abr 2002 la European Fireball Network registró un bólido más tarde relacionado con el histórico meteorito Pribam, caído en la localidad checa del mismo nombre el 7 abr 1959.

Sin embargo, los investigadores todavía son cautos sobre el radiante estimado dado que necesitan realizar una precisa calibración durante las próximas semanas para confirmar a ciencia cierta esta relación.

¿Recuperación del meteorito?

Se acaba de dar a conocer que el Dr. Javier Garcia Guinea del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid y del Centro Superior de Investigaciones Cientificas (CSIC) ha realizado las primeras pruebas a un meteorito recuperado por un particular en la zona prevista de caída en el Norte de Palencia. El análisis previo parece haber sido positivo, pudiendo tratarse de un meteorito metálico, constituido básicamente de hierro y níquel. De confirmarse estaríamos ante una recuperacion histórica dado que hasta la fecha no se ha podido reconstruir la órbita en el Sistema Solar de un meteorito de este tipo.

Estela persistente

Entre las pruebas que demuestran el origen meteorítico del bólido del 4 de enero: la velocidad registrada, los fenómenos sonoros, la profundización del material en la atmósfera y la estela persistente son claras evidencias de que nos enfrentamos a uno de los acontecimientos mas importantes que hayamos vivido en España en este campo durante las últimas décadas. Y lo más fascinante es que será sin duda el mejor documentado en toda la historia de nuestro país.

La documentación de la estela persistente y su evolución en la atmósfera superior es realmente un hecho destacable y raramente visto en la historia de las grandes entradas de bólidos. Desde Villalbeto de la Peña (Palencia) nos han llegado unas fotografias realmente impresionantes de como evolucionó en la atmósfera la estela del bólido realizadas por Jesús Martín. A partir de ellas podremos conocer el perfil de vientos presente en aquellos instantes en la Mesosfera y la Estratosfera. Además, dado que la imagen está tomada tres minutos después de aparecer el bólido, nos será de gran valor para determinar la trayectoria real que siguió en la atmósfera.

Referencias