Mira, la estrella cometa

Tránsito de Venus 2004

El martes podremos disfrutar del paso de Venus por el disco solar, tras 120 años de espera.

El tránsito

El próximo 8 de junio de 2004, Venus - el planeta "hermano" del nuestro- pasa por delante del Sol según lo vemos desde la Tierra. Este fenómeno tan infrecuente (el anterior ocurrió en 1882, hace 122 años) dura cerca de seis horas, y será visible desde casi toda Europa, África y Asia. Millones de personas en todo el mundo seguirán atentamente el camino de Venus por delante del disco solar.

Observados desde la Tierra, muchos objetos celestes que orbitan un en torno al otro tienen diámetros aparentes diferentes - por ejemplo, las estrellas binarias, un sol y sus planetas o un planeta y sus lunas. Los astrónomos hablan de un tránsito cuando se observa que el componente del par más pequeño y más oscuro pasa por delante del cuerpo más grande. El tipo de tránsito más conocido es un eclipse de Sol, que sucede cuando la Luna Nueva pasa por delante del disco solar. En este caso, como ambos objetos tienen un diámetro aparente parecido en el cielo, la Luna puede cubrir por completo al Sol, provocando un eclipse solar ("eclipse" es una palabra de origen griego, que significa "esconderse").

Los tránsitos de Mercurio y Venus por delante del Sol, los llamados "tránsitos planetarios", resultan sorprendentes porque son muy infrecuentes. Se producen cuando el planeta se coloca entre la Tierra y el Sol, lo bastante cerca que la línea que une los centros del Sol y la Tierra como para que la silueta del planeta se coloque sobre el disco solar. En promedio suceden 13 tránsitos de Mercurio cada siglo, es decir, aproximadamente uno cada 7 1/2 años. En el caso de Venus, el fenómeno es más raro: cuatro tránsitos de Venus cada 243 años.

Desde hace siglos, los astrónomos han utilizado los tránsitos de Mercurio y Venus para obtener información sobre las dimensiones del sistema solar: el tamaño del Sol, la distancia a Venus, y la distancia entre el Sol y la Tierra, lo que se denomina unidad astronómica (UA). Para obtener esta cantidad fundamental en astronomía, se usaba un método de triangulación.

El primer astrónomo que se dio cuenta de la importancia de la observación de los tránsitos de Mercurio y Venus fue Edmund Halley (1656-1742). Las observaciones se realizaban utilizando un telescopio como objetivo en una cámara oscura y proyectar así una imagen magnificada del disco solar (ya entonces habían notado que no se debe mirar al Sol a través de un telescopio). Entonces el planeta aparece como un punto negro, la silueta que cruza sobre la superficie del Sol. Los primeros astrónomos que usaron un telescopio para observar un tránsito de Venus fueron Jeremiah Horrocks (1618-1641) y William Crabtree (1610-1644), que observaron el tránsito de Venus de 1639.

En los tránsitos de Venus de 1761 y 1769 se organizaron expediciones científicas para hacer mediciones del tránsito y poder calcular la unidad astronómica. Por ejemplo, en 1769, el capitán Cook viajó hasta Tahití, descubriendo de camino las islas Hawaii y realizando muchas otras tareas de descubrimiento en su viaje: un buen ejemplo de que a veces la pasión por la astronomía tiene beneficios importantes...

En el último medio siglo, las ondas de radio emitidas por sondas espaciales que pasaron por detrás de Venus (y de otros planetas) nos han permitido obtener con mucha precisión la posición de este planeta, y derivar así los datos de las órbitas, sus masas, y aumentar la exactitud en la medida de la distancia entre la Tierra y el Sol. Gracias a estos resultados de la exploración espacial, la observación del tránsito de Venus del 8 de junio de 2004 y de los siguientes no tiene tanta importancia desde el punto de vista científico, pero sin duda sigue manteniendo un gran interés para el público y educativo. Y, de paso, sirve como práctica para un método que está ganando importancia y que es ciencia puntera: la detección de planetas extrasolares usando los tránsitos.

¿Quieres saber más?

El tránsito

  1. El momento en que Venus toca por primera vez el limbo solar (primer contacto)
  2. El momento en el que todo el disco de Venus está ya dentro del limbo solar (segundo contacto)
  3. El momento en que el disco de Venus toca el otro lado del limbo solar (tercer contacto)
  4. El momento en el que el disco de Venus sale del limbo solar (cuarto o último contacto)
Añadir una hora en Canarias, y dos en la península, al Tiempo Universal para obtener la hora local.

Consejos para la observación

La observación de un tránsito de Venus no presenta especiales dificultades técnicas pero es completamente esencial respetar las reglas básicas para proteger tus ojos - echa un vistazo a las notas sobre observación segura.

Para apreciar mejor la belleza de este fenómeno natural, nos podemos ayudar de algún instrumento óptico (como unos prismáticos, un pequeño telescopio...), que permite obtener imágenes mayores. En todo caso, se debe filtrar la luz del Sol para reducir su luminosidad unas 100.000 veces al menos, para evitar daños oculares. Se ha de ser extremadamente cuidadoso porque sin la protección adecuada hay un riesgo real y elevado de producirse quemaduras en la retina, provocando ceguera en ese ojo (o en los dos, si se estaban usando binoculares).

No hay peligro si se siguen estas instrucciones. Pero, ten en cuenta, la responsabilidad de observar este tránsito es sólo tuya, los responsables de este proyecto no aceptaremos ninguna responsabilidad por posibles daños producidos en la participación de estre programa europeo (esto se suele poner por la cosa de los abogados, pero es lógico: sólo te pedimos que tengas en cuenta que la seguridad debe ir siempre por delante de cualquier otra consideración).

Observación a simple vista con filtros

El diámetro aparente de Venus sobre el disco solar será de, más o menos, 1/32 parte del diámetro del disco solar. Esto quiere decir que (a diferencia de lo que pasa con los tránsitos de Mercurio), a simple vista sí se ve la silueta de Venus. Así, es posible la observación a simple vista, utilizando gafas seguras, con un filtraje adecuado, que estén certificadas adecuadamente. Una vez más, hemos de recordarte que la observación del Sol es peligrosa. Es esencial filtrar y atenuar tanto el Ultravioleta como el Visible y el Infrarrojo. Echa un vistazo a tus "gafas de eclipse" y comprueba que tienen una certificación de la CEE y que están realizadas con láminas de Mylar o de polímeros negros con una densidad neutra igual o superior a 5.

Un consejo: incluso si estás usando unas gafas de este tipo, en cuanto notes que, al cerrar los ojos, tienes una postimagen -sigues viendo el disco blanco del Sol- deja inmediatamente de mirar al Sol. Y no lo vuelvas a hacer hasta pasados unos minutos. En general, conviene ser precavido y no usar estas gafas más que unos breves momentos, dejando pasar unos minutos entre observación y observación.

Observaciones con un pequeño telescopio astronómico mediante proyección

Nosotros recomendamos este método, porque es simple y completamente seguro. Además permite que varias personas observen a la vez el tránsito sin peligro. Consiste simplemente en usar el ocular de un telescopio (por ejemplo, un refractor como aparece en el diagrama y en la foto) como una lente de proyección. Para poder formar una imagen del disco solar en una pantalla blanca, se debe extraer un poco el ocular de su posición habitual para observación directa (ten cuidado de que no se caiga y se rompa). De esta forma el telescopio funcionará como una lente amplificadora.

También puedes reflejar el haz de luz que sale del sistema óptico para formar la imagen en una pantalla un poco más alejada y en sombra (de manera que el contraste aumente). Recuerda siempre no poner el ojo en la trayectoria de los rayos luminosos...

Nota: en el caso de que quieras observar con un telescopio pero sin usar la proyección de la imagen sino mirando directamente, has de tener todavía más precauciones en el filtrado de la luz. Especialmente ten cuidado con unos filtros que algunos telescopios baratos incluyen para colocar en el ocular: no son seguros, si tienes uno de esos, tíralo a la basura para evitar la tentación de usarlo nunca. El problema de esos filtros de ocular, normalmente de vidrio oscurecido, es que se calientan mucho y se pueden fracturar, dejando pasar de repente la luz. Los únicos filtros seguros son los que se ponen a la entrada del sistema óptico. Mejor déjate aconsejar por alguien experto antes de hacer pruebas que pueden ser peligrosas).

¿Quieres saber más?.

Webcams

Referencias

Este texto es una pequeñísima selección de los que hay disponibles en venus04.org, que a su vez son una traducción del material del proyecto europeo vt-2004.org © ESO Education & Public Relations Department Karl-Schwarzschild-Strasse 2, D-85748 Garching, Germany.