Impresionante meteoro sobre Cataluña y Valencia

Un bólido y su brillante estela causa gran alarma al desintegrarse sobre Cataluña.
Un impresionante bólido ha sido observado en torno a las 5h15m TUC del 13 de abril de 2005, desde Cataluña y la Comunidad Valenciana. En estos momentos estamos recopilando las observaciones y un primer vídeo registrando la estela persistente del bólido. Dado que el evento ha sido ampliamente observado esperamos que aparezcan pronto nuevas imágenes del bólido o de la estela que son especialmente valiosas. También es muy importante comunicar lo antes posible con posibles testigos visuales e intentar obtener información sobre si existen filmaciones de camaras de seguridad desde sucursales bancarias o edificios publicos. Tanto el registro del bólido como la detección en torno a las 7h10 y las 7h20m de algun flash o de la estela del bólido sería enormemente valioso.

Pedimos desde la Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos la máxima colaboración para el estudio de este impresionante evento. Rogamos den a conocer a los testigos visuales la web para conocer cómo enviar sus observaciones que son valiosísimas. No duden tampoco en escribirnos a este correo electrónico si han observado el bólido y desean ayudarnos a describirlo. Si usted nos facilita información y lo desea reconoceremos su nombre en los futuros trabajos de investigación que se deriven del estudio de este evento.

La mañana se iluminó

Algunos testigos afirmaron que la magnitud del bólido fue tan elevada que el cielo de la mañana se iluminó, por unas décimas de segundo, como si fuera mediodía. De hecho, algunas cámaras de seguridad de edificios públicos o sucursales bancarias pueden haber registrado un intenso resplandor o incluso directamente el bólido. Tanto estas observaciones como la posibilidad de que se hayan oido estampidos sónicos producidos por la profundizacion del meteoroide en la atmosfera terrestre podrian ser indicativos de que hayan sobrevivido meteoritos.

Pese a la alarma inicial este evento es explicado de manera científica como un nuevo bólido. Una nueva prueba de que proyectos de seguimiento e interpretación rigurosa de la actividad meteórica como el que esta desarrollando la Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos en España son realmente necesarios.

¿Qué son los bólidos?

En el medio interplanetario existen multitud de partículas (llamadas técnicamente meteoroides producidas en la degradación de superfícies de asteroides, cometas o, incluso planetas. La Tierra en su movimiento alrededor del Sol las intercepta constantemente aunque la densa atmósfera no permite que la mayoría lleguen a la superficie terrestre. La razón estriba principalmente en que entran en la atmósfera a grandes velocidades (el rango permitido varía entre 11,2 km/s y 72,8 km/s). Al entrar en la atmósfera terrestre a estas velocidades, las partículas sufren un brusco choque con las moléculas de la estratosfera y fruto del rozamiento y calentamiento del meteoroide se produce el fenómeno denominado ablación. En éste, en pocas décimas de segundo el meteoroide pierde masa por el brusco rozamiento con las moléculas de la alta atmósfera, bien en forma de fragmentos sólidos, materia fluida o gas caliente. Buena parte de la energía cinética se transformará entonces en luz y calor, produciendo el fenómeno luminoso conocido como meteoro o, vulgarmente, estrella fugaz.

Las estelas luminosas producidas por partículas con una masa de pocos miligramos serán perfectamente visibles a simple vista. Constantemente la Tierra intercepta partículas capaces de producir estrellas fugaces cuyo origen es variado. Mayoritariamente son interceptadas por la Tierra partículas desprendidas de cometas o asteroides aunque una pequeña parte pueden provenir de nuestra Luna o de otros planetas exteriores, especialmente Marte. La magnitud de este flujo de materia interplanetaria a la Tierra no es nada despreciable. Cada año entran en la atmósfera por termino medio unos diez mil billones de partículas prevenientes de cometas y, algo menos, unos diez mil millones, lo hacen desde asteroides. En total se estima que anualmente entran en la atmósfera terrestre unas 200.000 toneladas de materia interplanetaria.

Cuando los meteoros poseen un brillo similar o superior al planeta Venus (el astro más brillante del firmamento) se denominan bólidos. Son generados por partículas cuya masa oscila desde poco más de un gramo hasta miles de toneladas.

Evidentemente meteoroides con una masa superior a varias decenas de kilogramos pueden sobrevivir parcialmente a su brusco paso por la atmósfera y podrán llegar a la superfície terrestre en forma de meteoritos. Podemos usar la atmósfera terrestre como si de un enorme detector se tratase ya que nos indica cuando y dónde se produce la entrada de estos cuerpos. Por si fuera poco, tomando fotografías de los meteoros desde diversos lugares podemos reconstruir las trayectorias seguidas en la atmósfera e incluso la órbita que seguían en el Sistema Solar. Hasta la fecha en España no se disponía de un registro detallado de estos procesos y este es uno de los principales objetivos de nuestra red: obtener la máxima información posible a partir de un trabajo interdisciplinar.

Referencias