Mira, la estrella cometa

10 años de Infoastro

El 6 de agosto de 2007 Infoastro ha cumplido su décimo aniversario

"¿Está harto de navegar sin rumbo, buscando información y noticias sobre Astronomía en español?". Con este misterioso mensaje se pre-anunciaba la creación de info.astro, hace diez años. Una década es el tiempo que Infoastro ha estado en Internet, informando de los acontecimientos relacionados con la astronomía. Una historia con sus momentos de gloria y de pena.

Infoastro no ha sido una aventura exclusivamente personal. Aunque he llevado el peso principal de la iniciativa, sería injusto tratarme de apropiar méritos que han sido fruto de la colaboración de muchas personas: Javier Armentia, Ángel R. López Sánchez, Antonio Sánchez Ibarra, Luis Alfonso Gámez, Gabriel Rodríguez Alberich, Luis Salas, Javier Sánchez Portero, el Observatorio ARVAL, Álex Dantart, Inés Rodríguez, Basilio Ruiz, Marcos Pérez... y un largo etcétera (mis sinceras disculpas si me dejo a alguien en el tintero).

Génesis

Infoastro no se hizo en siete días exactamente. La iniciativa partió de mi interés por la divulgación astronómica. Desde abril de 1995 he estado escribiendo en Internet sobre astronomía. La cantidad de información disponible en español sobre estos asuntos era nula, y toda la información relevante solo estaba disponible en inglés. En aquel entonces puse en marcha las páginas de la Agrupación Astronómica de Gran Canaria (AAGC) y la Sociedad de Observadores de Meteoros y Cometas (SOMYCE) (en un hueco de mi espacio web personal de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria). Se encuentran entre las primeras páginas en español dedicadas a la astronomía, y me congratula que todavía sigan en marcha. (Otras páginas de la misma época que aún siguen vivas son las del Grupo de Estudios Astronómicos (GEA) y la del Observatorio ARVAL). En aquel entonces, la actividad de la comunidad astronómica aficionada hispana se concentraba en la lista de correo ASTRO-ES y en el portal AstroRED. Las listas de correo eran el principal vehículo transmisor de noticias, por aquello de que las conexiones eran caras y los mensajes podían leerse fuera de línea, una vez descargados.

Tanto en la página de la AAGC como en las listas de correo recopilaba noticias sobre eventos y alertas astronómicos, como nuevos cometas, estrellas variables y similares. Con el tiempo, la recopilación de noticias se fue haciendo más regular y fui ampliando temas. Llegado al verano de 1997, puse en marcha info.astro como proyecto de colaboración de la AAGC y el portal AstroRED. Al comienzo su filosofía era la un magazine, un cajón desastre donde cabían por igual comentarios sobre películas de ciencia ficción y reseñas de webs astronómicas. Las noticias se publicaban durante la semana y el domingo se recopilaba todo el material para el boletín de correo electrónico. En esos comienzos, info.astro tuvo la colaboración de Arnaldo Arnal y Andrés Valencia (Observatorio ARVAL), Javier Sánchez Portero (esp@cio), Francisco Centenera (Tribuna de Astronomía) y Milena Orlandini (Universo). info.astro tiene cierto débito con esp@cio, ya que puso en marcha la primera página de noticias relacionadas con el Espacio en español, aunque especializada en la astronáutica. esp@cio fue también, hasta donde llegan mis recuerdos, la primera página en hacer y publicar traducciones de las notas de la NASA.

Al final de cada año, el boletín recopilaba en un especial las noticias más importantes publicadas durante el año. En 1998 se comenzaron a incluir enlaces a los textos que Javier Armentia (director del Planetario de Pamplona) utilizaba en su micro-espacio de Radio 5 (Radio Nacional de España). Este fue el comienzo de una colaboración que continúa hoy en día, y a la que tengo muchísimo que agradecer. Desde hace más de un lustro, el Planetario de Pamplona alberga generosamente las páginas de info.astro y Astronomía Digital.

En 1998 también colaboramos en lo que probablemente fue el primer programa de astronomía radiado por Internet, publicado mediante RealPlayer. Justo al cumplir un año, en agosto de 1998, lanzamos Astronomía Digital, la primera revista electrónica de astronomía, y proyecto hermano de info.astro, que también fue una colaboración con AstroRED.

Para el segundo aniversario, que coincidió con el famoso eclipse de total de Sol que cruzó Europa, se inauguró un nuevo diseño (dejando atrás el logotipo de la "i" rotante). A finales de 1999, info.astro cambió de dirección a info.astrored.org. Durante ese año, el web dejó de enlazar a otros recursos (como esp@cio, el Observatorio ARVAL, etc) y se concentró en los contenidos propios.

En abril del 2000, volvió a cambiar la dirección a www.infoastro.org. En junio, y durante algunas semanas, info.astro experimentó temporalmente con algo parecido a lo que hoy conocemos como weblog, ya que se habilitó un foro de comentarios por cada noticia. En julio de 2000, y durante algunos meses, celebramos una ronda de preguntas y respuestas al astrónomo. Inés Rodríguez y Basilio Ruiz (del Instituto de Astrofísica de Canarias) respondieron a preguntas enviadas por los lectores. Además, proponían al mismo tiempo una pregunta a los lectores, entre cuyos acertantes se sorteaba un libro, cortesía de Tienda de Astronomía. La iniciativa tuvo éxito. Durante la segunda mitad del 2000 solo se enviaron noticias relevantes.

Madurez

En el 2001 sucedieron varias cosas importantes. Se desarrolló un sistema de publicación que facilitó la publicación de noticias en la página web. Aprovechando esta remodelación del web (que cambió a su dirección actual, www.infoastro.com) se crearon varias secciones fijas, como la Astrofoto, Diálogos y se incluyeron los artículos de Ciencia@NASA. Además, se cambió la filosofía de los contenidos. Se dio mucha importancia a las colaboraciones y se trató de hacer mucho hincapié en la calidad de los contenidos. En parte por estar agotado tras años de publicar noticias a un ritmo casi diario, opté por utilizarlas para hacer divulgación: poner las noticias en contexto y explicar su importancia. Debo destacar de esta época la inestimable colaboración de Gabriel Rodríguez Alberich, Antonio Ibarra, Ángel R. López Sánchez y Luis Salas.

A finales de 2001, info.astro y Astronomía Digital se independizaron de AstroRED. También recibió el galardón de "Mejor página de Ciencia y Tecnología del año 2001" de Yahoo! Argentina. El 2001 fue, además, el último año en el que el boletín de correo electrónico jugó un papel destacable (aunque su utilidad es indudable, componerlo era un trabajo tedioso, que se añadía al trabajo de edición de artículos para el web). En conjunto, 2001 fue uno de los mejores años de info.astro; exceptuando 1997 y 1998 (de los que carezco de datos, al no tener estos artículos almacenados individualmente) el 2001 ha sido el más prolífico, con la publicación de 237 artículos.

Desde 2002, además, info.astro se aloja entre las páginas del Pamplonetario, algo que agradezco profundamente a Javier Armentia, su director. Como reflejo del énfasis en la calidad más que en la cantidad, en 2002 y años sucesivos (con la salvedad del 2004, con más de 100 noticias) el número de artículos anuales no ha superado los 50. En esta última época, Javier Armentia y Ángel R. López Sánchez han proporcionado un gran porcentaje de los contenidos, algo que debo agradecerles infinitamente. Aunque siempre hemos indicado que los contenidos se pueden reproducir si no hay fines comerciales, para apoyar la difusión de la ciencia, se comenzó a licenciar los contenidos mediante Creative Commons.

Uno de los experimentos más recientes han sido los podcasts. En octubre de 2005 publicamos una prueba piloto, y en la primera mitad de 2006, publicamos los MP3 del programa de astronomía de RNE 5 de Javier Armentia. En abril de 2007, nuestro primer vídeo sobre el eclipse total de luna tuvo un éxito inesperado (35 mil visitas).

Desde 1999 hasta hoy, más de 100 personas han publicado un total de 744 artículos. A día de hoy, todavía están suscritas más de mil personas a la lista de correo del boletín. Han sido muchas las experiencias que ha vivido info.astro, con momentos de gloria y de modestia. Hoy somos un pequeño rincón de la Red dedicado a las noticias y la divulgación de la astronomía, que apuesta sobre todo por la calidad y la claridad. Personalmente me llena de satisfacción comprobar cómo en diez años Internet la demanda y la oferta de divulgación astronómica se ha disparado: ahora hay muchos más divulgadores, con ideas frescas y diferentes, y muchísimos más lectores a los que servir.

3652 días de cambios tecnológicos

En Internet se dice que los años se cuentan en trimestres. Para cualquier página, estar en marcha durante algunos años supone todo un reto a la motivación. Que queden en pie y con ganas continuar, 10 años después, contadas (sean o no de astronomía). Infoastro ha sido testigo de la evolución de Internet.

Al principio, para crear los artículos del web utilizábamos un fichero-plantilla, el cual se copiaba para su modificación. Con el incremento del número de artículos, cambiar el aspecto del sitio (añadir algún enlace importante, por ejemplo) significaba modificar decenas de artículos. Por tanto, se crearon algunos programas que, a partir de los textos de los artículos, creaban el fichero con el código HTML final. Esta fue la forma de editar info.astro hasta 2001, cuando se programó un gestor de contenidos similar a los de los weblogs actuales, que es, con alguna pequeña modificación, es todavía el corazón del sitio. En todo este tiempo, hemos preferido siempre software libre para crear nuestros contenidos: Linux, Apache, PHP, MySQL, Gimp e incluso bash.

Lo cierto es que Internet ha cambiado muchísimo en estos 10 años. Cuando comenzamos se podía contar con los dedos las páginas dedicadas a la astronomía. Primero ASTRO-ES (lista de correo) y luego, AstroRED (portal), fueron el punto de encuentro de cientos de aficionados a la astronomía. Infoastro disfrutó durante estos primeros años de una posición destacada como sitio y boletín de noticias, gracias a la colaboración de muchos colegas, pero sobre todo (a mi entender) a que en esta época la oferta era limitada.

Entre 1997 y 2000, cientos de proveedores de Internet aparecieron como champiñones para luego desaparecer casi con igual rapidez, permitiendo que muchas personas armadas con un módem de 56 kilobits/s se conectaran a la Red a un precios no desorbitantes. Los portales reclamaron la atención de los internautas con alojamientos gratuitos (especialmente popular fue Geocities). Florecieron las páginas de agrupaciones astronómicas y páginas personales dedicadas a la astronomía y la astronáutca. En esa época, comenzaron a crearse listas de correo especializadas (sobre todo en ONE list, que después sería Yahoo! Groups): listas sobre estrellas variables, cometas, de asociaciones astronómicas...

Antes de Google, la navegación en la Red estaba controlada por esos portales. Un portal era una central de recursos donde era posible encontrar de todo un poco y servían de puerta de entrada al resto del web. Yahoo! y su directorio de sitios web fue el modelo a imitar, hasta que el buscador Altavista primero, y Google después, dejaron obsoletos a los directorios. Además, tras desinflarse la Burbuja de Internet del 2000-2001, muchos de estos portales y sus servicios gratuitos pasaron a mejor vida, y con ellos, dejaron de existir algunas listas de correo y páginas personales. Pero los internautas no pararon de llegar, y los institutos científicos y tecnológicos se han preocupado de potenciar secciones de divulgación en sus sitios web donde ofrecer noticias, artículos, y sobre todo, bonitas fotografías a los navegantes. Estar al día, supone ahora un duro trabajo.

En los últimos años han sucedido varias cosas destacables en el mundo de Internet y la divulgación astronómica. Por un lado, los gestores de contenidos (estilo PHP Nuke y derivados) han hecho posible que pequeños grupos de personas creen comunidades propias. Sitios como Sondas Espaciales y Astroseti han tomado el relevo de viejos dinosaurios. En segundo lugar, las listas de correo han visto perder su hegemonía con la aparición de los foros web (hoy en día el más popular es el de la Asociación Hubble). Por último, la popularización de los servicios de weblogs han animado a muchas personas a crear sus páginas personales de noticias astronómicas. Google, además, ha democratizado el acceso a la información (antes en manos de los directorios y los portales), ya que potencia los resultados más populares.

Todos estos avances han sido en general muy beneficiosos. Cuando comencé en la astronomía aficionada, hace 17 años, los grupos astronómicos eran indispensables porque de otra forma era imposible obtener formación e información (sobre alertas y eventos astronómicos, por ejemplo). Los buenos telescopios eran muy caros. Pero, paradójicamente, la popularidad de las comunidades digitales ha supuesto una competencia directa al papel de las asociaciones. En la actualidad, el nivel de vida en España es incomparablemente mayor que a comienzos de los 90, y los telescopios son asequibles. Pero, sobre todo, Internet es una fuente inagotable de información, efemérides y contactos. Las asociaciones ya no son indispensables: ¡hasta tal punto ha transformado Internet a nuestra sociedad!

En cuanto al futuro de la divulgación e Internet, creo que los podcasts y los videoblogs, aunque todavía son de uso limitado, han abierto interesantes oportunidades para llegar a los lectores en formatos con otro atractivo como son el audio y el vídeo. En este sentido, hay que alabar el trabajo pionero de RadioKosmos y ASTRO-USON TV. El avance de la Wikipedia supondrá una creciente y dura competencia a las páginas astronómicas de estilo enciclopédico. Más allá, el límite será nuestra imaginación e iniciativa.

Gracias

Gracias a todos y cada uno de los que han colaborado con Infoastro. Pero sobre todo gracias a los lectores. Todo esto no tendría sentido sin ustedes, ya fueren astrónomos aficionados, interesados en la astronomía o curiosos. A todos, gracias, por apoyarnos y continuar leyéndonos. Esperamos encontrarlos aquí dentro de otros diez años.

La lista de autores entre 1999 y 2007 es la siguiente (orden alfabético): Adela Torres, Agrupación Astronómica Cántabra, Agrupación Astronómica de la Región de Murcia, Agrupación Astronómica de Málaga SIRIO, Agustín Sánchez Lavega, Alberto González Fairén, Alex Dantart Usón, Ana Inés Gómez de Castro, Andrea Milani, Andrés Valencia, Ángel R. López Sánchez, Annie Strickler, Antonio Alonso, Antonio Sánchez Ibarra, Asociación Juvenil Astronómica Marteña Hubble, Begoña Durán, C. Mario del Rio, Casa de las Ciencias, Cayetano Santana Gil, Cielo Sur, Claudio Martínez, Claudio Pastrana, Comisión Organizadora Congreso Prociencia, Constructores de Telescopios, Dámaso E. Chicharro Martínez, Daniel O. Slepikas, David Morrison, David Sánchez Gómez, Diego Giraudi, Diego Rodríguez, Doug Hullander, Edgar Castro, Enrique Aparicio, Enrique Pampliega, Ernesto Cármena, Ernesto Oliva, Eva Salgado, Félix Ares, Francisco Ocaña, Gabriel Rodríguez Alberich, Gil Knier, Goddard Space Flight Center, Grupo Universitario de Astronomía - Sociedad Astronómica Syrma, Hebert Pistón Rodríguez, Henry Bortman, Inés Rodríguez Hidalgo, Instituto de Astrobiología de la NASA, J.P. Navarro Pina, Jaime Nomen, Javier Armentia, Javier Licandro, Javier Peña, Jesús Maíz Apellániz, Jesús Rodríguez Gerardo Flores, John Bortle, Jordi Aloy i Domènech, Jordi Iparraguirre, Jordi Llorca Piqué, José A. Duque Vozmediano, José Carlos Millán, José Luis Ortiz, José Lull, José Ripero, Josep M. Gomez Forrellad, Josep M. Trigo-Rodriguez, Juan Carlos Aznar, Luis Alfonso Gámez, Luis Salas López, Marcos Pérez, Mariano D. Ascheri, Mario Gaitano, Martin Pawley, Miguel Regalado, Mikel Berrocal, Neila G. Campos, Oscar Augusto Rodríguez Baquero, Patrick L. Barry, Pedro J. Hernández, Planetario de Pamplona, Rafael Benavides Palencia, Rafael Ferrando, Rafael Gómez Farfán, Ramón Ordiales Plaza, Rodolfo Zalles, Santiago Barroso, Sebastián Otero, Steve Price, Tony Phillips, Linda Voss, Steve Price, Trudy E. Bell y Víctor J. S. Bejar.

Referencias