Mira, la estrella cometa

Nuevo ciclo solar

Una nueva mancha de polaridad inversa anunció un nuevo ciclo solar

Mancha anunciadora

Hasta el día 4 de enero de este mismo año, el Sol estaba tranquilo, sin ninguna mancha interesante. Era algo normal por los científicos ya que el antiguo ciclo solar, que había empezado en enero de 1996 y tenido su máximo en 2000-2001, estaba acabándose. Fue ese mismo día 4 de enero cuando la sonda SOHO propiedad de la NASA y la ESA, realizó la fotografía que acompaña esta noticia, en la que aparecía una mancha solar. Esto era lo que los astrofísicos solares llevaban esperando algún tiempo, ya que indicaba el nacimiento de un nuevo ciclo solar. Es el número 24 y según algunas predicciones será bastante intenso, con el máximo en el 2011 o 2012. Si se cumplen las estimaciones, podría llegar a causar problemas serios en las telecomunicaciones, los sistemas eléctricos, e incluso en los GPS.

Ciclos solares

Un ciclo solar es un periodo de tiempo en el que el Sol atraviesa todas sus etapas de actividad. El ciclo comienza del mismo modo que lo acaba, con una actividad muy escasa, mientras que en la zona central hay un máximo en donde la actividad solar es muy elevada. En los ciclos solares pueden darse variaciones de luminosidad y viento solar o variaciones en el campo magnético, pero ambos están relacionados entre sí. La duración total es de unos once años y los astrofísicos y astrónomos especializados en el estudio del Sol, han llegado a comprender bastante bien su funcionamiento, debido a que las manchas solares son el mejor reflejo de los ciclos solares y su poder.

[Actividad del ciclo solar 23]En los periodos de poca actividad, el número de manchas solares es escaso o inexistente, mientras que en las épocas de máximos el número de manchas puede ser cercano a 200. ¿Qué son las manchas solares? Por lo que sabemos, se trata de zonas del Sol cuya temperatura es inferior a la del resto de la superficie y con una gran actividad magnética.

La actividad solar y la Tierra

Cuando hay un elevado número de manchas y por tanto gran actividad, suelen ocurrir grandes erupciones de materia y energía que en ocasiones llegan hasta nuestro planeta, provocando problemas en las telecomunicaciones. Otro de los efectos más importantes es que la actividad solar está relacionada con el clima terrestre, e incluso podría estar relacionado con el famoso calentamiento global.

Los problemas que puede causar son debido a la eyección de partículas de alta energía desde la corona solar y la cromosfera, que llegan a la Tierra provando aparte de las bonitas auroras boreales, daños en aparatos electrónicos, principalmente de los satélites, la ionización de la atmósfera impidiendo las comunicaciones por radio, o problemas de salud en astronautas que se encuentren en el espacio debido a la fuerte radiación. Pero no os asustéis, que es algo completamente normal y se producen (de media) cada once años.

Más información

Iván García Cubero es estudiante de física en la Universidad de Oviedo. Reproducido con permiso.