20090127meteorito.jpg

El curioso caso del meteorito Almahata Sitta

Del telescopio al laboratorio. Por vez primera se recuperan y analizan los fragmentos de un asteroide, el 2008 TC3, descubierto horas antes de impactar en la Tierra.
  • El 6 de octubre de 2008 se descubrió el asteroide 2008 TC3.
  • El asteroide explotó a 37 km de altura, en el norte de Sudán horas después.
  • El 5 de diciembre de 2008, una expedición recuperó fragmentos del asteroide.

En películas como Deep Impact y Armageddon se relatan historias de la Humanidad enfrentándose al impacto de cometas o asteroides. Los fósiles de dinosaurios dan testimonio de que no es sólo ficción, es una cuestión de tiempo. En octubre de 2008 fue la primera vez que se descubrió un asteroide y que finalmente impactó con la Tierra. Este asteroide ha sido esta semana portada de la revista científica Nature. ¿La razón? También por vez primera, el asteroide pasó del telescopio al laboratorio: tras intensa búsqueda en el desierto sudanés se lograron recuperar varios fragmentos, que han sido analizados.

Esta es la apasionante historia del asteroide 2008 TC3.

El descubrimiento

A las 06:38 Tiempo Universal (TU) del 6 de octubre de 2008, Richard Kowalski (Universidad de Arizona) descubrió un asteroide durante el transcurso del proyecto de catalogación de asteroides Catalina Sky Survey. En las horas siguientes, otros tres observadores reportaron más observaciones del asteroide y los cálculos de la trayectoria produjeron un resultado totalmente inesperado: por primera vez se predecía el impacto de un asteroide con la Tierra, y además, en menos de 24 horas.

Tanto el grupo NEODyS, como la Oficina de Objetos Cercanos a la Tierra (JPL-NASA) calcularon que la probabilidad de impacto estaba entre el 99,8% y el 100%. Se predijo correctamente que la entrada atmosférica sería sobre el norte de Sudán el 7 de octubre de 2008 a las 02:46 TU. Los astrónomos también predijeron que el objeto se desintegraría en su mayor parte durante la entrada atmosférica y que por tanto, no llegaría a la superficie ningún fragmento de gran tamaño. Por fortuna, el objeto era muy débil, lo que indicaba que sus dimensiones no eran preocupantes (de apenas unos cinco metros de diámetro).

El seguimiento

Astrónomos profesionales y aficionados de todo el mundo, especializados en el seguimiento de asteroides, realizaron un gran trabajo observando al asteroide y remitiendo su posición. De entre ellos destacó el grupo español Cometas_Obs, que realizó cerca del 30% de las observaciones mundiales. Alan Fitzsimmons (del Observatorio Armagh) obtuvo un espectro del asteroide mediante el Telescopio William Herschel de 4,3 m en el Roque de los Muchachos (La Palma, Canarias).

En imágenes obtenidas por los aficionados se registró un cambio periódico de brillo en el asteroide (véase el gráfico). Este cambio periódico está relacionado con la rotación. A partir de la curva de luz (gráfica de brillo) del asteroide, ha sido posible estimar que el 2008 TC3 rotaba sobre si mismo una vez cada 93 segundos.

El asteroide fue observable hasta las 01:45 TU, cuando entró en el cono de sombra de la Tierra. Dado que la región donde entró el asteroide en la atmósfera terrestre era el desierto sudanés, no existían muchas esperanzas de registrarlo visualmente.

El impacto atmosférico

Se calcula que el asteroide explosionó a 37 kilómetros de altura (los aviones de líneas comerciales vuelan a unos 10 km de altura), cuando viajaba a una velocidad de 12,8 km/s. Por fortuna se han recogido varios informes de visualización directa o indirecta.

  • La volatización del asteroide en su entrada atmosférica produjo trazas de vapor en el cielo. Varias personas en Sudán registraron estas trazas con teléfonos móviles en la madrugada del 7 de octubre.
  • Un piloto de la compañía aérea KLM pudo ver, a 1400 km al suroeste del lugar del impacto, una explosión en la dirección que coincide con el evento.
  • Una estación infrasónica en Kenia, a miles kilómetros del lugar del impacto atmosférico, registró un evento 2 horas y 24 minutos después de las 02:45 TU (lo cual estaría dentro de lo lógico teniendo en cuenta la velocidad de propagación del sonido). Con los datos infrasónicos, Peter Brown (Universidad de Ontario) calculó que la energía liberada en el impacto atmosférico fue de de entre 1,1 y 2,1 kilotones.
  • A las 02:45:47 TU el satélite meteorológico Meteosat 8 capturó la explosión en imágenes obtenidas tanto en infrarrojos como en el óptico.
Con todas estas observaciones, ¿se había acabado el trabajo con el asteroide? Los expertos se preguntaban si había llegado fragmentos del asteroide a la superficie terrestre y si sería viable recuperarlos.

Indiana Jones y el Reino de los Meteoritos

20090127meteorito-descubrimiento.jpg

Peter Jenniskens (Instituto SETI) y Mauwia Shaddad (Universidad de Jartum) organizaron una expedición de búsqueda en pleno Desierto de Nubia, en Sudán. Se trata de la región más oriental del desierto del Sáhara, muy árida, donde prácticamente no llueve y no hay ningún oasis. En Nubia se levanta el megalito arqueoastronómico más antiguo del mundo, Playa Nabta.

Debido a que el asteroide había explotado a 37 km de altura. Jenniskens suponía que los fragmentos estarían dispersos sobre un área muy grande. Conociendo la trayectoria de entrada del meteorito, el 5 de diciembre de 2008, Jenniskens, Shaddad y otras 45 personas bajaron en la Estación 6 del tren regional y comenzaron a recorrer la trayectoria del asteroide. Sorprendentemente, tan solo dos horas después de haber comenzado la búsqueda uno de los estudiantes de Shaddad encontró una roca oscura que parecía un meteorito: fue el primer fragmento recuperado del asteroide 2008 TC3.

En las siguientes semanas, y tras recorrer 29 kilómetros, la expedición recuperó algo menos de 5 kilogramos en unos 280 fragmentos de meteorito. Los meteoritos suelen recibir el nombre del lugar donde se han encontrado y este caso no es una excepción. Los fragmentos recibirán el nombre de Almahata Sitta (Estación 6 en árabe).

CSI: Meteoritos

Como en una película de detectives, los científicos tienen todas las piezas del puzzle: imágenes del sospechoso, varios testigos y hasta su ADN. Ahora deben encajarlas. El puzzle del 2008 TC3 son las observaciones telescópicas, las observaciones de la explosión en Tierra y los meteoritos. Esta ha sido la primera vez que los astrónomos han podido comparar las observaciones telescópicas con las muestras en el laboratorio. En concreto, el espectro del asteroide obtenido por el Telescopio William Herschel, que revela la composición química del objeto celeste, coincide perfectamente con la composición de los meteoritos de Almahata Sitta. De haber estado recubierto de polvo, el espectro del asteroide hubiera sido algo diferente.

Los principales tipos de asteroides son tres: tipo C (muy oscuros, compuestos de roca), tipo S (muy brillantes, compuestos por hierro y níquel mezclados) y tipo M (también brillantes, compuestos de hierro y níquel puro). El 2008 TC3 es del tipo F, un subtipo poco frecuente de los asteroides oscuros y rocosos (tipo C).

20090127meteorito-fragmento.jpg

Cuando se recuperan y analizan en Tierra, los meteoritos también se clasifican. Existen tres tipos principales de meteoritos: rocosos, férricos y rocosos férricos. Almahata Sitta es un tipo de roca especial llamada ureilito. Los ureilitos son extremadamente porosos y frágiles, razón por la que el asteroide explotó a gran altitud. Se cree que todos los asteroides de este tipo tienen un origen común (un asteroide mayor que se rompió en trozos menores por la colisión con otro asteroide). El análisis de Almahata Sitta sugiere que la roca se formó en una roca espacial volcánicamente activa.

Un caso para la historia de la astronomía

El curioso caso del asteroide 2008 TC3 y su meteorito Almahata Sitta ha sido sorprendente e inesperado por diferentes aspectos, y los astrónomos lo vivieron con mucha emoción. Hace 10 años hubiera sido más difícil y hace 20, totalmente imposible. Hoy en día hay telescopios dedicados al descubrimiento y seguimiento de asteroides cercanos a la Tierra, puestos en marcha en la década pasada. Los astrónomos aficionados disponen ya de cámaras digitales, telescopios computerizados, y trabajan codo con codo con los profesionales. Grupos de matemáticos y astrofísicos han desarrollado procedimientos para recoger y procesar observaciones para su inmediato análisis y alerta. Todo este trabajo en equipo y en tiempo real solo es posible gracias a Internet.

La investigación de asteroides es, además, necesaria. Conociendo mejor la composición y tipos de asteroides se puede calcular mejor los parámetros de los posibles impactos. En este caso, sabemos que los asteroides compuestos por rocas porosas se fragmentan más fácilmente en la atmósfera que los asteroides compuestos por hierro y níquel. Los datos recolectados del 2008 TC3 tienen sin duda de gran valor científico y marcan un pequeño hito en la historia de la astronomía. Es de esperar que próximamente se repitan casos similares con otros asteroides pequeños. Deseamos que siempre sean en tono tan jubiloso como este.


Referencias


3 comentarios

ES UNA IMAGEN SUPER SORPRENDENTE,YA HE VISTO LLUVIA DE METEORITOS Y NO ES NADA COMPARADO CON ESTA BELLEZA EL QUE EL CIELO SE ILUMINE DE TAL MANERA CAUSA UNA GRAN FASCINACION

hola tecuento que el año 95 yo estaba en la isla riesco puntarenas chile es la patagonia me encontre una piedra diferente atodas las demas del lugar en la orilla de la playa con marea baja y ase un tiempo vi un programa en discoverychanel sobre los meteoritos y me paresio que era muy similar a algunos que mostraron bueno en estos dias voy a la universidad para ablar con un geologo y me diga que es realmente si me confirma les escribo para contarles que me dise bueno espero que asi sea grasias

Esto, para mí, hace énfasis en que no podemos controlor cien por ciento lo que nos llega del espacio. Y que,ojalá que no sea pronto, pero siempre estamos expuestos a un incidente grave. Sin embargo, aun cuando se detecte con suficiente antelación el impacto de un cuerpo celeste con la tierra, es muy poco lo que se podría hacer para evitarlo.

Escribir un comentario