Mira, la estrella cometa

El Hubble podría haber descubierto 100 planetas extrasolares

BBC News informa que el Hubble podría haber descubierto hasta 100 nuevos planetas extrasolares.
La cadena pública de noticias BBC relata en un artículo publicado en su web que el Hubble podría haber descubierto hasta 100 nuevos planetas extrasolares. Steven Beckwith, director del Instituto Científico del Telescopio Espacial, afirmó que «este trabajo tiene el potencial de ser el avance más significativo en el descubrimiento de sistemas planetarios extrasolares desde que los primeros planetas se descubrieron a mediados de los 90"».

Planetas extrasolares: Buscando agujas en un pajar

Fotografiar planetas es tan difícil como fotografiar motas de polvo en lámparas de 1000 watios. Los planetas son cuerpos muy pequeños, y en luz visible se limitan a reflejar la luz de sus estrellas. Por eso los astrónomos han desarrollado métodos indirectos.

La técnica más habitual para detectar planetas extrasolares es midiendo la velocidad radial de una estrella. Al igual que la policía de carretera, mediante el llamado efecto Doppler es posible conocer la velocidad a la que se mueve un cuerpo. Los astrónomos estudian la luz de una estrella para determinar la velocidad a la que se acerca o aleja de nosotros (radial), con una precisión de pocos metros por segundo. Las ley de la gravitación nos dice que dos cuerpos orbitan entorno a un centro común de masas. Los planetas son tan poco masivos, que ese punto cae generalmente dentro del radio de la propia estrella. Pero como consecuencia, las estrellas con planetas, se acercan y alejan de nosotros de forma periódica según gira alrededor de ese centro común: ¡planeta cazado! La mayor parte de planetas extrasolares se han descubierto utilizando esta técnica, de la que es pionero el europeo Michel Mayor.

Otra técnica más compleja, pero que ha dado algunos frutos, es la de las microlentes gravitacionales. Proyectos como OGLE vigilan las estrellas del centro de la Vía Láctea, una zona de gran densidad estelar. Cuando una estrella pasa por la línea de visión de otra que está muy alejada, la gravedad de la estrella frontal hace de lupa: visto desde la Tierra, el brillo de la estrella alejada parece aumentar. Estudiando la gráfica del aumento de brillo se pueden inferir la presencia de planetas extrasolares en la estrella aumentada. Es el caso del planeta del evento MACHO-98-BLG-35, descubierto en 1998.

Finalmente, el método teóricamente más sencillo, pero que hasta ahora no ha dado demasiados frutos es el de tránsitos planetarios. Cuando un planeta pasa por delante de la estrella (si su órbita está en nuestra línea de visión), el pequeño eclipse disminuye la luminosidad aparente de la estrella. La primera vez que se observó un tránsito planetario fue en 1999, cuando Greg Henry observó una caída de brillo en la estrella HD 209458 en la constelación de Pegaso. El planeta ya había sido detectado por velocidad radial de George Marcy, Paul Butler y Steve Vogt, quienes calcularon que su órbita produciría eclipses.

El método de tránsitos es el que ha usado el Hubble para descubrir el posible centenar de nuevos planetas extrasolares.

El Hubble al rescate

Según informó BBC News, la centena de posibles planetas extrasolares se encontró en un periodo de observación de siete días, durante el mes de febrero por el astrónomo Kailash Sahu. Steven Beckwith aclaró que «necesitamos confirmar algunos de los planetas descubiertos alrededor de las estrellas más brillantes usando las bien conocidas técnicas de velocidad radial desde tierra, un proceso que llevará algunas semanas».

Al rescate del Hubble

De confirmarse este descubrimiento, sería un nuevo espaldarazo al inmejorable currículum del Telescopio Espacial Hubble. Recordemos que en el mes de enero el Administrador de NASA Sean O'Keffe anunció la cancelación de la Cuarta Misión de Servicio, debido a la nueva política de misiones tripuladas tras el desastre del Columbia. En la práctica, supone una sentencia de muerte, ya que parte del instrumental del Hubble se desgasta. La comunidad científica se ha opuesto a esta decisión de forma enérgica y O'Keffe prometió estudiar la viabilidad de realizar el mantenimiento mediante una misión robótica.

Más información